FIESTAS EN TUDELA DE DUERO

Fiestas en Tudela de Duero: cartel y programa de las Fiestas Patronales de Tudela de Duero, Feria de la Exaltación del Espárrago y de la Artesanía en Tudela de Duero

Cartel y programa de la Feria de Exaltación del Espárrago y de la Artesanía 2015 en Tudela de Duero

Fiestas patronales de Tudela de Duero 2013

Del 14 al 18 de Agosto de 2013

 

Pinche aquí para más información sobre las Fiestas patronales de Tudela de Duero 2013


FIESTAS EN TUDELA DE DUERO

 

Carnavales de Tudela de Duero

 

Como si de una anticipada llegada de la primavera se tratara, el Carnaval irrumpe con fuerza en Tudela de Duero.

 

Cientos de tudelanos se esfuerzan cada año por hacer del Carnaval el mejor de la provincia. Son los mayores, los jóvenes y los más pequeños quienes derrochan grandes dosis de imaginación y creatividad para empapar cada rincón del municipio de color y luz, convirtiendo al oscuro y gélido invierno en el más luminoso y cálido de los veranos.

 

El ritmo de las charangas acompaña por las calles de la localidad a un numeroso y vistoso desfile, plagado de personajes, unos mágicos, otros históricos, de objetos con vida, de cuentos y de realidades, que deslumbran y sorprenden siempre a miles de ojos curiosos que observan con envidia la diversión y la fiesta que fluirá sin interrupción hasta la madrugada.

 

 

Fiestas patronales de Ntra. Sra. de la Asunción y San Roque

 

El pistoletazo de salida a las Fiestas Patronales tudelanas lo pone cada año la celebración de la ya tradicional “pedida de toros”, la noche del 24 de julio.

 

Los tudelanos se congregan frente al balcón del Ayuntamiento, para pedir al Alcalde los toros, al grito de “Toros sí, vacas no”.

 

Las Fiestas Patronales se celebran en la localidad del 14 al 18 de agosto en torno a la festividad de la Virgen de Nuestra Señora de la Asunción, el 15 de Agosto. Desde antiguo son tres días de fiesta arraigada: el 14 de Agosto o “la víspera”, el 15 o “la Virgen” y el 16 “la Abuela”, aunque es a principios del siglo XX cuando se añaden dos días más, hasta el día 18, pasando este a ser día de “la Abuela”.

 

El programa festivo se complementa con un amplio, variado y rico programa de actividades culturales y deportivas del que los peñistas, tudelanos y visitantes disfrutan dando bullicio, ritmo y algarabía sin descanso a los días festivos.

 

Sin duda alguna, son los “encierros” de toros los que gozan de mayor popularidad, remontándose al menos al año 1473.


La nota original es que los encierros del 14, “la víspera” y del día 15, “la Virgen”, se celebran en la madrugada, dando la noche más vistosidad a los mismos.

 

Los encierros nocturnos se desarrollan en un recorrido aproximado de 2 kilómetros, concentrando un gran número de corredores en todos los tramos.

 

Al margen de los encierros nocturnos, durante las Fiestas Patronales se celebran a lo largo del día diversos encierros, que junto con las capeas tradicionales, son los momentos de mayor participación de peñas y asociaciones.

 

Es interesante destacar, que mientras algunas tradiciones han ido evolucionando a través de los tiempos, adquiriendo formas o actividades nuevas, los encierros de Tudela de Duero se mantienen en su forma, el itinerario, los horarios y desarrollo. Pero lo que es más interesante, es que mantienen vivo el interés y la inquietud populares por los festejos taurinos.

 

NOCHE DE SANTIAGO O DE “LA PEDIDA DE TOROS”

 

Como ya se ha apuntado, veinte días antes de la celebración de las Fiestas Patronales, el 24 de Julio tiene lugar en la plaza del municipio, la popular y tradicional “Pedida de Toros”.

 

Durante la ya conocida noche de Santiago, todos los vecinos y las peñas, se congregan en la plaza del municipio frente al Ayuntamiento y al grito de “toros sí, vacas no”, piden al alcalde que les conceda los toros para correr en las fiestas que se celebrarán en Agosto.

 

El alcalde desde el balcón de la Casa Consistorial, tras simuladas negativas, termina por ceder ante el bullicio del público entonando la jota del “Fogato”, y continuando la fiesta hasta altas horas de la madrugada.

 

Esta tradición tiene su origen en los primeros años de la década de los años 40 del siglo XX. Un año el pueblo se enteró que el alcalde iba a comprar vacas en vez de toros debido a las dificultades económicas, para la celebración de los encierros. No conforme con esta decisión, fue entonces la primera vez que la gente se reunió frente al Ayuntamiento con el fin de solicitar toros, ya que la tradición de correr toros venía arraigada de tiempo atrás.

 

PLAZAS DE TOROS

 

Las Fiestas Patronales de Tudela de Duero, en honor a Nuestra Señora de la Asunción y San Roque tienen ya una tradición secular, aunque no se sabe exactamente desde cuándo pueden celebrarse.

 

Pero, es constatable que las fiestas populares con toros tienen una antigüedad mínima en la villa del año 1.473. Probablemente ya vinieran celebrándose antes, puesto que en un documento encontrado, fechado en ese año, se hace referencia a la figura de los Mayordomos de los Toros, y es de suponer que para que esa figura esté ya constituida, los festejos taurinos ya se celebraran.

 

Prueba de su importancia y arraigo es que los festejos taurinos en Tudela de Duero han perdurado a lo largo del tiempo, prácticamente sin variación en torno a su desarrollo y forma. La finalización de los encierros siempre ha sido en la Plaza de Toros que ha habido en cada momento a lo largo de la historia de la villa.

 

El crecimiento demográfico de la villa hizo que las plazas de toros fueran cambiando de ubicación a lo largo de su historia, evolucionando desde montajes efímeros, hasta la construcción de la actual plaza de toros permanente, lugar donde finalizan los encierros:

 

Plaza situada en la Plaza del pueblo frente al Ayuntamiento

 

Ya en 1583, el hecho de levantar la plaza de toros de talanqueras y tablados cerca del cementerio, trajo consigo más de un problema. Los toros eran trasladados por los caballistas campo a través hasta Tudela de Duero para la celebración de los festejos patronales. Una vez llegados a la villa, se metían en el cementerio sin hacer caso de los caballistas que los guiaban, ocasionando graves destrozos en el lugar.

 

En 1585, puesto que el problema seguía ocurriendo, se publicaron dos avisos de la Diócesis de Palencia al pueblo de Tudela de Duero, para que no se corrieran toros en el cementerio.

 

Esto se refleja en un documento del Archivo Eclesiástico de Tudela de Duero. El obispo insistía en la excomunión y en la multa.

 

La utilización de esta plaza será hasta los años 40 del siglo XX.

 

Plaza situada en EL CRISTO


Hasta los años 40 la plaza de toros se construyó en la Plaza del Ayuntamiento. Debido a que se quedaba pequeña para albergar a tanta gente, se traslada a la explanada de la Ermita del Cristo. Allí permanece aproximadamente cuatro años, momento a partir del cual se monta en “El Plantío”.

 

Plaza situada en EL PLANTÍO


En 1944, se talaron los álamos de la zona y se alisó el terreno. Cada mes de agosto se levantaba la plaza de madera con sus tablados y rinconeras que salían a subasta.


Al otro lado de la carretera, frente a la Ermita del Humilladero, estaba la Fuente del Caño, para saciar la sed de los corredores de encierros y capeas y la Casa de Camineros servía de enfermería.

 

Plaza de Toros de Tudela de Duero


A finales de los años sesenta comenzó la construcción de la actual plaza de toros. Tiene capacidad para 4.200 localidades, siendo un dato a destacar, puesto que la población de Tudela de Duero en 1960 era de 4.350 habitantes y en 1975 de 4.373.

El diámetro del ruedo es de 32 metros, cerrado por una barrera de madera con tres burladeros. El callejón es de 1,5 metros, y está formado por la barrera y muro de obra con antepecho de hormigón remachado por un cable de acero.

Toda la plaza está pintada hasta en el más mínimo detalle en tonos blancos, ocres y rojos, dotada además con un auténtico albero sevillano.


Se inauguró el 20 de Junio de 1971, con novillos de Puerto San Lorenzo, lidiados por Roberto Domínguez, Pascual Mezquita y Juan Carlos Luguillano.

 

Fiestas Taurinas

 

Documento del año 1.474, proporcionado por el Archivo Histórico Provincial de Valladolid, donde se indica que forma parte de un libro encuadernado en el que se recogen las cuentas tomadas a los oficiales mayores y menores del concejo entre 1.497 y 1.509.

 

 

Fiestas de exaltación del espárrago de Tudela de Duero

 

Fechas: finales de mayo.

La localidad vallisoletana de Tudela de Duero celebra cada año, a finales de mayo, la fiesta de Exaltación del Espárrago, una jornada que tanto los turistas como las gentes de los alrededores aprovechan para adquirir y degustar este producto típico de la localidad. Por norma general la fiesta coincide con el último domingo de mayo. Desde el mediodía y hasta bien entrada la tarde varias calles de la localidad se llenan de puestos.

 

La localidad vallisoletana de Tudela de Duero celebra cada año, a finales de mayo, la fiesta de Exaltación del Espárrago, una jornada que tanto los turistas como las gentes de los alrededores aprovechan para adquirir y degustar este producto típico de la localidad.

 

Por norma general la fiesta coincide con el último domingo de mayo. Desde el mediodía y hasta bien entrada la tarde varias calles de la localidad se llenan de puestos donde degustar diferentes platos elaborados con espárragos y comprar los ejemplares autóctonos. Estos puestos se alternan con otros productos típicos de la huerta, con repostería y cerámicas artesanas.

 

A lo largo de la jornada se celebra un concurso que premia al espárrago más hermoso, a la manada mejor presentada, a la de mayor calidad y a los platos mejor preparados. El día se ameniza con pasacalles, desfiles de grupos de danzas y música tradicional.

 

 

Compártenos en Facebook