FIESTAS EN TUDELA

Fiestas en Tudela: Programa y cartel de las Fiestas de Santa Ana en Tudela, Fiestas de San Juan, Fiestas de San Pedro, Fiestas de la Verdura, el Volatín y la bajada del Ángel, Carnaval...

Fiestas en Tudela Fiestas de Santa Ana
Fiestas en Tudela Fiestas de Santa Ana

Fiestas de Santa Ana en Tudela

Del 24 al 30 de Julio de 2017

 

Consulte aquí el programa de las Fiestas de Santa Ana en Tudela


Fiestas en Tudela Fiestas de la Verdura
Fiestas en Tudela Fiestas de la Verdura

Fiestas de la Verdura en Tudela

Del 21 de abril al 1 de mayo de 2017

 

Consulte aquí el programa de las Fiestas de la Verdura en Tudela


Fiestas en Tudela Semana Santa
Fiestas en Tudela Semana Santa


FIESTAS EN TUDELA

 

Carnavales en Tudela

 

Aunque los Carnavales de Tudela volvieron a celebrarse el año 1983, corría el año 1989, cuando por parte de algunos integrantes de la Coordinadora de Carnavales se recuperaba la antigua figura carnavalesca del "Zipotero tudelano".

 

Los historiadores dicen, que eran personas con máscaras blancas, camisa o blusa azul, pantalón blanco o negro, cabeza cubierta y colgado del hombro un blanco almohadón anudado en un extremo y lleno de caramelos y peladillas que van arrojando al aire en el transcurso del pasacalles del viernes, posterior al "Cohete" anunciador del Carnaval.

 

La figura del "Zipotero" completa su atuendo en una vara con una botana atada a una cuerda en su punta y cascabeles, que a su paso van descargando en las gentes que encuentran en su recorrido.

En la celebración de los Carnavales de Tudela convendría destacar los Desfiles de Máscaras de Adultos, e Infantil, que tienen lugar en la tarde del sábado y la mañana del domingo respectivamente.

 

Los Gaiteros de Tudela presentaron el día 3 de marzo de 2000 la Polka perteneciente al Carnaval de Tudela del año 1896, recuperada por D. Julián Romea y con arreglos de D. Antonio Guerrero.

 

La Polka

 

En el año 1999 ya se escuchó esta polka por las calles de Tudela debido a Antonio Guerrero.

 

El día 3 de Marzo del 2000 se recuperó, a la medianoche, un baile perdido, y que gracias al esfuerzo y a la alusión de personas como Javier Perez de Obanos (miembro de los gaiteros de Tudela) o Antonio Guerrero (músico sangüesino que hizo unos arreglos en dicha polka) con el objetivo de que los carnavales no fueran un mero hecho de "salir por lo bares" sino de "recuperar las raíces de esta fiesta" (palabras dichas por Javier Perez de Obanos en el Diario de Navarra en un reportaje de Carasusán).

 

Este baile se perdió hace más de un siglo. Se trata de una polka de Julián Romera, compuesta en 1896, con el título de "Patria". De esta pieza se sabe que llegó a manos de los Gaiteros de Tudela procedente de sus compañeros del grupo "Dierri" de Estella.

 

Para que la noche del 3 de Marzo, noche en la que estrenaba oficialmente la polka "Patria" interpretada por los gaiteros de Tudela en la carpa que se instaló en el Queiles, saliera perfecta se organizaron unos cursillos para enseñar los pasos de baile. Estos cursillos fueron ofrecidos en la Ikastola Argia (en Fontellas) y en el Polideportivo Elola de Tudela. El objetivo era que los que bailaban al son de los gaiteros fueran aquellos que asistieron a los cursillos pero la intención era que cada año el número de parejas que bailaran fuera en incremento, imitando los bailes populares que cada año los Tudelanos bailan en fiestas de Santa Ana en la plaza de los fueros.

Aun así en el 2000, el 3 de Marzo, contaron entre 20 y 25 parejas ataviadas con el traje de aquella época quienes animaron a los demás asistentes a que les acompañaran en sus pasos.

 

En la actualidad los Carnavales se organizan por parte del M.I. Ayuntamiento de Tudela, con la colaboración de los Zipoteros/as de Tudela.

 

Semana Santa de Tudela

 

Las tradicionales, multiseculares, e inseparables Ceremonias del Angel y del Volatin, con su origen en la Cofradía del Santísimo Sacramento, pertenecen por derecho propio a la cultura tudelana desde el siglo XIV, formando parte de su esencia y han sido declaradas el 19 de febrero de 2002 Fiesta de Interés Turístico Nacional.

 

Estas ceremonias no siempre se han celebrado como hoy ni en los mismos lugares, pero en todo momento se ha mantenido y se mantiene íntegramente su ingenuidad, su significado religioso y por tanto su esencia popular.

 

El Volatín

 

El día de Sábado Santo, y a las 10 de la mañana, un muñeco articulado de madera, El Volatín vestido ridículamente y con un enorme puro-petardo en la boca, hace acto de presencia desde 1851, en el balcón de la Casa del Reloj de la Plaza de los Fueros, y se somete a un inmisericorde y frenético dance.

 

El estallido del puro en la nariz del Volatín, da paso al incruento e ingenuo festejo popular. El torno a que esta sujeto el muñeco es movido a derecha e izquierda, con más y mas vueltas, hasta la pérdida de su vestimenta.

 

Así ha llegado hasta nosotros esta sencilla ceremonia que pone en escena la muerte desesperada de Judas Iscariote, por haber traicionado a Cristo.

 

La Bajada del Ángel

 

Tan antigua como el Volatín es la bajada del Angel, así llamada porque un niño, vestido de ángel, suspendido en una maroma, es llevado por medio de un torno, a través de la plaza de los Fueros, hasta llegar a donde, traida en procesión acompañando al Santísimo Sacramento, tienen en hombros la imagen de la Virgen, cubierta su cabeza con un velo negro en señal de la tristeza que le causaba la muerte de su Hijo Jesucristo.

 

El Angel le quita el velo en señal de alegría por la resurrección de Cristo, diciéndole "Alégrate María que tu Hijo ha Resucitado".

 

Hasta Abril del año 1851 esta ceremonia se vino celebrando en la Plaza Vieja, trasladándose a la de los Fueros por acuerdo municipal. Aquí desde entonces y sin variación, se sigue celebrando a las 9 de la mañana del Domingo de Pascua de Resurrección.

 

Fiesta de la Verdura en Tudela

 

No podría ser menos, la Verdura, la Fiesta, y unidas la Exaltación de la Verdura, la fiesta de nuestra esencia.

 

Anualmente y en Tudela, la Orden del Volatín acude a su cita con la Verdura organizando, el homenaje y por tanto la exaltación que este producto se merece, contando con el apoyo y colaboración fundamental del Gobierno de Navarra y del Ayuntamiento de Tudela.


Esta celebración tiene su origen en los años 80 con la entonces llamada Semana de la Verdura; el programa de actos se inicia en el mes de marzo y termina a finales de junio, siendo los actos centrales en la primera semana de mayo.

 

Su difusión es nacional e internacional a través de las presentaciones puntuales que se efectúan y la transmisión de programas de radio en directo desde las Jornadas.

 

Recorridos gastronómicos, con menús especiales y pinchos de verduras, concursos de nuevas recetas, jornadas técnicas, concursos escolares, cursos de cocina, muestras gastronómicas, catas, conforman un programa atractivo y completo, con su cenit en la primera semana de mayo con mesas redondas, el Pregón de la Verdura, la entrega de galardones, Capítulo General de la Orden del Volatín y la propia fiesta de la verdura con participación y degustaciones populares.

 

Han realizado el Pregón de la Verdura periodistas, restauradores y otras personalidades entre las que a modo de ejemplo citamos, a D. Luis del Olmo, D. Ramón Sánchez Ocaña, D. Cristino Alvarez (Caius Apicius), D. Pedro Subijana, etc...

 

Fiestas de la Azucarera en Tudela

 

El barrio de la Azucarera, situado a orillas del Ebro, toma su nombre de la industria que durante años contribuyó al desarrollo de nuestra ciudad y de la zona.

 

El 7 de febrero de 1900 se colocaba la primera piedra de lo que sería durante años primera factoría tudelana, cuya inauguración oficial tuvo lugar el 6 de diciembre de 1900.

 

De aquella industria que marcó la vida de muchas personas, y la historia reciente de Tudela, sólo quedan dos chimeneas que se alzan en la nueva urbanización que ocupa lo que fue el complejo industrial, y la locomotora a vapor ubicada en el Parque de Otoño, que fue utilizada para transportar remolacha de Tarazona a Tudela.

Las fiestas del barrio de la Azucarera de Tudela comenzaron a celebrarse en el año 1998 por iniciativa de la entonces recién creada Asociación de Vecinos de Azucarera, contando para ello con la ayuda de diferentes empresas y particulares así como del Ayuntamiento de Tudela a través del C. C. Castel Ruiz. Con el paso de los años se han establecido como un referente de nuestra ciudad, al ser las que dan inicio a los actos festivos que se celebran en los diferentes barrios y que culminan con las Fiestas en honor a Santa Ana.

 

Se celebran durante un fin de semana a mitad del mes de junio y cuentan con diferentes actos como almuerzos o comidas populares, juegos infantiles, concursos y verbenas, encaminados a fomentar la convivencia entre todos los vecinos y disfrutar de unas agradables jornadas con todas las personas que nos visitan.

 

Fiestas de San Juan en Tudela (Barrio de Lourdes)

 

El barrio de Lourdes crece. Casi vertiginosamente. En pocos años estamos asistiendo a una expansión constructiva sin precedentes y vemos aparecer, de un día para otro, nuevas calles y conjuntos de casas unifamiliares que inmediatamente se habitan.

 

Este movimiento es bueno para la Ciudad aun cuando genera retos que resolver: nuevos servicios, más zonas verdes, amplitud en las calzadas... y mucha más gente que se arraiga en ese trocito de Tudela tan singular como es el Barrio de Lourdes, cuya personalidad se afianza y se define mejor conforme pasa el tiempo.

 

Las Fiestas de San Juan son buenas razones para hacer barrio y para ampliar aquel horizonte inicial que fundó nuestro querido Padre Lasa, (q.e.p.d), con la vista puesta en cuantos quieren hacer del Barrio el lugar donde organizar su vida.

 

En el año 2002 se cumplieron los 25 años de historia propiamente dicha de las Fiestas de San Juan en el Barrio de Lourdes, con la quema de la primera hoguera y primera verbena.

 

Paloteado

 

El Paloteado es la expresión más característica y genuina del folklore ribero y la que mejor resume nuestro temperamento. Junto con la jota, el Paloteado constituye la esencia de nuestro acervo folklórico-cultural Pero igual se tiene la idea equivocada o incompleta de que el Paloteado es el conjunto de danzas de "golpeo de palos" y trenzados olvidando la esencia que son los dichos, diálogos y monólogos, llenos de ironía y agudeza, que dicen los personajes. Las danzas son un complemento coreográfico que sirven para resaltar y poner el punto ornamental.

 

La palabra "Paloteado" con que se denomina al conjunto del espectáculo no responde al contenido y significado del festejo en sí. Literariamente se refiere a las danzas de palos que los danzantes interpretan. De aquí que, al ser estas bravas y viriles, de gran impacto popular, fuese utilizada esa palabra para denominar a todo el conjunto. Sin embargo en estas auténticas representaciones teatrales tienen prioridad los recitados de verso y prosa, siendo las danzas una parte meramente ornamental. La finalidad podría ser la de divertir a las "buenas gentes" del pueblo el día de la Fiesta del Patrón.

 

Historia del Paloteado de San Juan Bautista

 

Génesis y síntesis de un Paloteado urbano de finales del siglo XX (texto de Mikel Aranburu Urtasun publicado en "Danzas y bailes de Navarra" Gobierno de Navarra Pamplona 2000).

 

En la festividad del día de San Juan del año 1978 se estrenó el primero de la aún inconclusa serie de Paloteados que la Ribera de Navarra, sobre bases históricas documentales de hasta cinco siglos de antigüedad, viene recuperando en el último cuarto del siglo XX. Y decimos inconclusa porque, cuando se escriben estas páginas, en pleno carnaval de 1998, se presenta, fuera de su "hábitat" natural y como mera exhibición, el Paloteado de Lodosa, creado por los danzaris de Sartaguda y Lodosa con la ayuda de la Sociedad Muga de Tudela.

 

El paloteado o Dance de San Juan de Tudela da nombre a una celebración compleja y, a juicio de sus creadores, entrañable y perfecta. La fiesta cuenta con Estruendo, Diana bailada, Baile del Rosco, Cortesías de recibimiento al Santo, Procesión y Paloteado sobre un tablado que se levanta en la calle Robles Pintado. En su mayoría sus protagonistas son vecinos del tudelano barrio de Lourdes, de aquí que también se le conozca como el Paloteado del Barrio de Lourdes de Tudela.

 

Desde su estreno se celebra siempre el día de la festividad de San Juan, patrono de este popular y joven barrio tudelano. Pese a su apariencia urbana, el Dance de Tudela debe su éxito a ser del barrio y para el barrio. Reconstrucción, por tanto, próxima al original al cumplir una regla básica: la existencia del espectador necesario, cómplice y copartícipe.

 

El paloteado, además de los ocho danzantes, el Mayoral y el Rabadán, el Ángel y el Diablo, incorporó los personajes del Tarambana, especie de astuto bufón pariente de los vecinos zipotegatos, el Alcalde, encarnación del poder civil, y la Pepa, que le da oportuna y acerada réplica, como portavoz y desahogo del pueblo llano que es.

 

Las danzas fueron compuestas por el grupo de danzantes de San Juan Bautista de Tudela y la música se debe al ex-director de la Banda Municipal de la capital ribera, Mariano Hernández Magaña.

La serie completa consta de diana bailada, el baile del rosco (en el que además de los danzantes intervienen doce chicas), las cortesías, la danza procesional de espadas y escudos y, sobre el tablado, una primera danza de palos, otra de arcos, dos trenzados (sencillo y doble) y una segunda danza de palos con aire de jota.

 

La experiencia tudelana ha resultado un ejemplo a seguir dentro de la espectacular actividad revitalizadora del paloteado ribero de los años ochenta y noventa, que ha dado vida a los paloteados de Monteagudo, Ribaforada y Fustiñana, y que culmina, por ahora, con el Paloteado de Ablitas a la Virgen del Rosario.

 

Fiestas de San Pedro en Tudela (Casco Viejo)

 

La comisión de fiestas del Casco Viejo invita a todos los vecinos de nuestro barrio, a todos los tudelanos y a cualquiera que quiera participar en nuestras fiestas.

 

Las fechas en que se celebran las fiestas de San Pedro varían entre los últimos viernes y sábado del mes de junio o los primeros del mes de julio.

 

El chupinazo anunciará en la plaza San Salvador el comienzo de las fiestas. Los juegos para niños, los pasacalles, el toro de fuego, la música, la cena popular, la chistorrada, el mercadillo y muchas actividades más nos acompañarán estos dos días haciéndonos disfrutar de estas populares y entrañables fiestas.

 

Don Cierzo seguirá acompañando a los niños y niñas con antorchas y farolillos, siendo quemado en la gran hoguera que se prepara en el Vago de San Miguel. Allí se coloca una cucaña y los jóvenes intentan subir por ella para conseguir un jamón que se encuentra en la parte superior.

 

Organiza: Centro de Gestión de Festejos y Comisión de fiestas del Casco Viejo de Tudela (formada por la Asociación de vecinos del Casco Viejo, Peña Beterri, Peña La Teba, Peña Andatu, Peña el Brindis, S.D.R. Frontón, Peña La Jota, Peña Mosquera, Peña Ciudad Deportiva y Gaiteros de Tudela).

 

Fiestas de Santa Ana en Tudela

 

El carácter extrovertido ribero queda reflejado perfectamente en nuestro folklore y en el temple, encanto, vivacidad y fuerza de nuestras fiestas.

 

Del 24 al 30 de julio, se celebran las Fiestas de Santa Ana en Tudela, en honor a Santa Ana (26 de julio), declaradas de interés turístico.


El 24 de julio, el cohete tiñe Tudela de color rojo y blanco durante 7 largos días, y tras las palabras mágicas de ?¡Tudelanos! ¡Viva Santa Ana!, ¡Viva Tudela!?, la multitud, que en olor de fiesta revienta la Plaza de los Fueros, comienza a saltar.

 

Un denso y popular programa festivo permite poner en ?trance? a los ciudadanos y visitantes llenando la calle de la música de las charangas de las peñas, protagonistas en gran manera de las fiestas por su presencia y organización de actos específicos.

 

La feria Taurina, la "Gigantada" con la Procesión de Santa Ana y la ?Revoltosa? marcan hitos en el transcurrir de la fiesta.

 

ACTOS DESTACADOS

 

La Revoltosa

 

La Revoltosa es un baile que tiene su origen en 1928; se baila en torno al kiosko y sus tres ritmos ponen a prueba el temple y vigor de los participantes en contraposición con la resistencia de los componentes de la Banda Municipal, hasta el punto de que la Plaza de los Fueros parece enloquecer.

 

Las Procesiones

 

Tudela celebra tres procesiones durante las fiestas de Santa Ana:

 

1.- La primera tiene lugar el 25 de julio, en honor al Apóstol Santiago. El recorrido se realiza por el Casco Antiguo de la ciudad.

 

Antiguamente se sacaba una imagen que no era la estatua de Santiago, sino la de San Juan que Juan II, rey de Navarra, regaló a la cofradía de Santiago. Esta cofradía procede del antiguo hospital medieval de Santiago Apóstol, sito en el Casco Viejo, en la calle que lleva el nombre del santo, próximo a las murallas y al Camino Real por el que accedían a Tudela los transeúntes.

 

En el siglo XVIII se decidió transformar la imagen. Se le colocó un segundo brazo derecho estirado empuñando una espada, un sombrero de ala y una túnica de pergamino con conchas.

 

Uno de los elementos a destacar es el Pendón de Santiago, el cual es muy alto y a veces también se saca en la procesión de Santa Ana. Otro de los elementos más destacados es la terna que data del siglo XVII ó XVIII.

 

Desde comienzos del siglo XX, la procesión partía del Convento de las Clarisas situado en la actual plaza de Sancho El Fuerte. Cuando trasladaron el convento a otra zona alejada, la procesión se trasladó a la Catedral.

Desde el año 2002 y hasta que las obras de rehabilitación de la catedral terminen, la procesión saldrá y finalizará en la Iglesia de San Jorge.

 

2.- La segunda, el día 26 de julio, se celebra en honor de Santa Ana La Vieja. La salida se realiza desde la iglesia de la Magdalena y recorre las calles del Casco Antiguo de la ciudad.

 

3.- La tercera es la más significativa y se realiza en honor de la Patrona de Tudela.

 

Santa Ana fue nombrada Patrona de la ciudad en 1.530. En esa fecha los pueblos de la merindad eran asolados por la peste. Varias calles fueron cerradas, fumigaron las casas y las personas acomodadas huyeron de Tudela. La gente, en desesperado recurso, acudió a Santa Ana. Hicieron una misa llamada de "Salud" y posteriormente hicieron voto a la santa de celebrar perpetuamente su fiesta y llevarla en procesión si libraba a su ciudad del azote de la enfermedad.

 

Según carta que el Ayuntamiento dirigió al virrey en 1.531, Santa Ana fue nombrada patrona de Tudela en sustitución de San Pedro Ad-Vincula, en agradecimiento por librar a la capital de la Ribera de la peste.

 

En 1.727 el Ayuntamiento decide que en la procesión no salgan más imágenes que la de Santa Ana, pero deberá ser la que se venera y pone en la fiesta principal. Así, se coloca en la peana y es conducida en hombros por cuatro sacerdotes. Desde 1.817 hasta 1.863 los franciscanos fueron los porteadores de la imagen, hasta que se acordó que fueran seglares con túnicas quienes la llevaran. Dicha costumbre sigue vigente en la actualidad.

 

El Toro de Fuego

 

El toro de fuego comenzó a instaurarse en Tudela dentro del programa festivo desde el año 1.972. Antes de dicha fecha recorría la Plaza Nueva, la Carrera y el Muro, el último día de las fiestas, pero a partir de entonces sus salidas se realizan todos los días.

 

Esta popular costumbre no tiene su origen en Tudela. Se sabe que en algunas localidades existía el hábito de soltar la última noche de fiestas patronales un toro vivo por las calles, con una antorcha embreada, sujeta a cada cuerno. En un momento determinado se prendían las antorchas y el toro moría al poco tiempo.

 

Esta costumbre evolucionó con los años. Las antorchas fueron sustituidas por unos fuegos de artificio. Posteriormente, le colocaban una manta de fuegos atados y lo soltaban hasta que se acababan los cohetes y bombas o el animal caía retorciéndose por el dolor de las quemaduras.

 

Esta bárbara costumbre se ha acabado en la actualidad y el toro vivo se ha sustituido por un armazón metálico con cabeza y cuernos simulados.

 

La Gigantada

 

La Gigantada es otro de los actos más tradicionales de las fiestas patronales de Santa Ana. Su inicio tuvo lugar en 1.971 y es tanto su éxito que muchas localidades lo han incorporado a sus respectivas fiestas. Lo organiza la Orden del Volatín, formada por personas que desean que las tradiciones y la cultura popular no se pierdan. 

 

Navidad en Tudela

 

La Navidad es una de las fiestas más entrañables a celebrar en una ciudad y por eso se prepara en estrecha colaboración con colegios, peñas y entidades.

 

El Concurso de Tarjetas Navideñas intenta incentivar a los niños de primaria para que participen en el programa navideño, elaborando tarjetas cuyo ganador irá en la portada del programa. Los colegios participantes son los siguientes: Colegio Compañía de María, Elvira España, Anunciata, San Julián, Griseras, Ikastola Argia, Virgen de la Cabeza, Torre Monreal y Huertas Mayores.

 

En el solsticio de invierno de la mitología vasca es el Olentzero, llamado de muchas maneras. Viene a traer nuevas del monte. Y ha sido acomodado a todas las formas de cultura, tanto religiosa como civil. Pero el Olentzero, que como la mayoría de las míticas vascas tiene hondas raíces navarras, sólo traía mensajes de optimismo, tanto en el sentido religioso como en el epicúreo, es decir, en el disfrute de la vida, en cuanto al porvenir.

 

En nuestra mitología de la fiesta del invierno, además del Olentzero y la nochevieja, estaba la encerrada de la víspera de reyes. El ruido metálico de los cencerros, como elemento ajeno a los ruidos de la naturaleza, ha sido en la oscuridad y frente a los animales salvajes un recurso que el hombre ha utilizado durante milenios. El folclore, que es una de las expresiones de la personalidad colectiva, está siendo suplantado por mitos de celofán y plástico yanqui y por eso al Olentzero hay que pedirle que vuelva a bajar del monte con su saco.

 

 

Compártenos en Facebook