FIESTAS EN CORELLA

Fiestas de San Miguel en Corella

Del 23 al 30 de Septiembre de 2014

 

Pinche aquí para más información sobre las Fiestas de San Miguel en Corella 2014


FIESTAS EN CORELLA

 

 

El cohete está lanzado desde el Ayuntamiento


La Ciudad de Corella celebra sus fiestas patronales en honor de San Miguel del 23 al 30 de septiembre. En estos ocho días de fiesta se paraliza la actividad laboral y sus vecinos así como todos los visitantes se concentran en la diversión, el reencuentro, la amistad etc. Muchos son los actos programados por el M.I. Ayuntamiento que se celebran durante estos días festivos: 
· Música (conciertos, charangas, pasacalles de la Banda Municipal, verbenas populares etc.), 
· Taurinos (corridas de toros, encierros, capeas etc.)
· Feria de artesanía, 
· Concurso de calderillos
· Fútbol (Trofeo Ciudad de Corella)
· Infantiles (marionetas, toro de fuego, encierro infantil, grupos animación, chocolatada infantil, cine, etc.)
· Concurso de jotas
· Tiro al plato
· Muestra exposición de vinos
· Comparsa de Gigantes y Cabezudos
· Comidas populares, discoteca para jóvenes, etc.

Y todos estos actos esperados durante todos el año por los vecinos, son compartidos con todos los corellanos que viven en otros lugares de la geografía nacional e internacional que aprovechan estas fiestas de San Miguel para reunirse con familiares y amigos; Pero Corella es ciudad hospitalaria y por tanto son bien recibidos todos aquellos visitantes procedentes de cualquier lugar, que contribuyen con su presencia a que las fiestas de Corella sean alegres, multitudinarias, participativas etc.

El día 23 de septiembre a las doce del mediodía el Alcalde o Concejal delegado lanza el cohete anunciador del comienzo de las fiestas desde el balcón principal de la Casa Consistorial ubicada en la Plaza de España. Al explotar el cohete las cuadrillas de jóvenes y mayores allí congregadas rompen en cantos, bailes, alegría, todo ello contenido durante once meses y medio y que ese día, en ese momento explota a favor de la fiesta. ¡Las fiestas han comenzado!.

Las Fiestas en la Historia de Corella

¿Cuándo empiezan históricamente las fiestas patronales de Corella? Las fiestas de Corella son consecuencia de una serie de acontecimientos y de sucesos festivos a través de los siglos. Se conoce documentalmente la existencia y celebración de fiestas por distintos motivos a lo largo de la historia local. Se han celebrado fiestas de carácter religioso: unas organizadas por la Ciudad y otras por las respectivas Cofradías: Festividades de San Miguel, San Roque, San Juan, San Pedro, San Antonio,Ntra. Sra. del Rosario, Virgen de Araceli, Virgen del Villar, Corpus Christie, Virgen del Carmen, de la Merced, etc. También se celebraron fiestas por motivos militares, por ejemplo en las distintas tomas de ciudades en la guerra de sucesión durante el siglo XVIII. Otras veces con motivo de visitas de personalidades, incluso del rey Felipe V, en 1711 y 1719. También se celebró fiestas reales en 1846 con motivo de la boda de Isabel II. Otra gran fiesta de la que se tiene constancia documental fue la que se celebró en Corella en 1614 con motivo de la beatificación de la Madre Teresa de Jesús. En estas fiestas se celebraron bailes, danzas, teatro, música, toros etc. Pero los datos mas antiguos referentes a fiestas celebradas en Corella hay que ir a buscarlos en la celebración de las Ferias de Corella, y de éstas se sucedieron las Fiestas.

Ferias y Fiestas en Corella

El origen de la Feria de Corella data del siglo XV, cuando el rey navarro Carlos III con fecha 8 de Septiembre de 1417 concedió a la entonces villa de Corella el privilegio de tener feria a partir del año siguiente, los seis primeros días de Septiembre, en consideración a sus méritos. Posteriormente el rey Carlos I de España concede a Corella el 20 de Diciembre de 1524 la prerrogativa de extender la feria dos días mas sobre los seis anteriores. En el siglo XVII, la feria de Corella duraba del 1 al 15 de Septiembre, y era costumbre anunciarla con un Bando o Pregón de La Feria. Durante la feria no solo se formalizaban contratos de mercancías y ganado, sino que además de realizar negocios comerciales, los vecinos de Corella y los visitantes podían asistir a representaciones de obras teatrales, corridas de toros, autos sacramentales etc.

En el s. XVI, XVII, XVIII y XIX, se celebraban las fiestas coincidiendo con la Feria. Los actos organizados durante las fiestas celebradas en Corella en los siglos XV a XIX eran muy similares a los actuales, organizando festejos taurinos, fuegos artificiales, bailes, música, danzas, teatro etc.
En Corella y por extensión en Navarra, no se entienden fiestas sin toros.

En 1522 se funda la Cofradía de Ntra. Sra. del Rosario, y en sus capítulos fundacionales se obligan a celebran corrida de toros con motivo de la festividad de la Natividad de Ntra. Sra. celebrada el 8 de septiembre, y así se cumplió durante siglos. Corella, es tierra de toros y tierra de los mas afamados ganaderos navarros de reses bravas durante siglos. En esta ciudad Agustín Ximénez, formó la ganadería fundacional de la casta navarra. El prestigioso historiador D. Luis del Campo, calificaba a este ganadero corellano en los siguientes términos: “Posiblemente fue el corellano Agustín Ximénez el criador de toros de más categoría en la primera mitad de la centuria decimoséptima y de buena parte de la segunda, pudiéndose comprobar documentalmente la perfecta ordenación de su vacada con mayoral, pastores, subalternos, etc. saliendo de su dehesa numerosos astados cotizados siempre a elevados precios”. Otros ganaderos corellanos que alcanzaron reconocida fama fueron: El Marques de Santacara, Agustín Ximénez González, Luis de Sesma y Escudero, Isabel Virto Luna, Miguel Poyales, y Melitón Catalán. Existen constancia documental en el Archivo Municipal de Corella de las fiestas taurinas celebradas en Corella en el siglo XV. En 1481 se paga cierta cantidad de dinero a la viuda de Fortún López por haber dejado su buey para correrlo en la Plaza del Rosario.

Las Fiestas en Corella a través de la Historia

La Feria de Corella, transformaba la Ciudad. Se engalanaban las calles, las fachadas de las casas de las principales calles y plazas se adornaban con hachas de luz (antorchas), se barrían las plazas, se levantaba un tablado para celebrar las obras de teatro y dar conciertos de música, se construía un toril en la Plaza del Rosario ,lugar donde se celebraban los espectáculos taurinos. Los balcones de la Plaza del Mercado o del Rosario servían de palcos en la plaza de toros, y desde ellos los vecinos de la ciudad contemplaban los festejos taurinos, las obras de teatro , los conciertos musicales y todos aquellos festejos organizados para la fiesta de la Ciudad. El Alcalde ,los Regidores, el Secretario y sus ilustres invitador ocupaban los balcones de la casa que la ciudad tenia en aquella plaza, todavía hoy blasonada con las armas de la Ciudad.

Teatro

Mucha importancia tuvo que tener el teatro en Corella ya que son numerosas las referencias que han quedado en los archivos relativas a los autores teatrales, sus obras y los contratos que la Ciudad firmó con ellos. El autor teatral Tomas de la Fuente representó en Corella durante la festividad de Ntra. Sra. de Septiembre de 1581 y en la Plaza del Rosario, una comedia profana y un auto que llaman del fuego, y a la tarde otra obra que llaman de las tres leyes, por la que cobró 28 ducados y posada. En 1620, de nuevo la Cofradía del Rosario, contrata con Juan Jorge de Salazar, autor de comedias y éste se obliga a dar tres comedias para la fiestas de Ntra. Sra. del Rosario, y por ello se le pagaran 800 reales. En 1654 La Cofradía del Rosario contrató a Juan de los Reyes, autor de comedias y Juan Antonio de Monroy, uno de los de su compañía, para que los días 7 y 8 de septiembre representen dos comedias en publico, pagándole 500 reales. En 1643 Francisco Balencia, autor de comedias, también representó obras en nuestra ciudad. Y después de estar en Corella se dirigió hacia la villa de Agreda. Mucha afición debió haber siempre en Corella ya que a mitad del s. XX había abiertos varios teatros: Cervantes, Sánchez, etc. Posteriormente el Teatro-Cine Blas de Laserna.

Música

Consta debidamente documentado que en el siglo XVII ya se contrataban músicos, dulzaineros, clarineros etc. En Corella nació el famoso músico: Blas de Laserna. Miguel Poyales fundó la Filarmónica de Corella a mitad del siglo XIX. Siempre hubo músicos, coros, orquestas, grupos musicales, que alcanzaron cierto prestigio: Orquesta Galarreta, los Idolos, la Gilma Club, etc. Actualmente: Banda Municipal de Música, Orfeón Virgen del Villar, Rondalla Centinela, Grupo Araciel, Auroros, etc.

Fuegos Artificiales

La primera noticia que se conoce sobre cohetes en Corella, data de 1649, año en el que la Cofradía del Rosario gastó 18 reales en “cuetes y pólvora”. Quizás el primer año, o al menos la primera noticia documentada de fuegos artificiales en Corella se localiza en 1650. “La Cofradía del Rosario pagó a Antonio Virto 90 reales por los cuetes y demás invenciones de fuego que hizo”. Este puede pasar a la historia de la fiesta en Corella como el primer pirotécnico de Corella. En 1658 “104 reales gastados en los cuetes y demás fuegos, en pólvora y salitre”. En 1661 “gastaron 84,5 reales por 13 docenas de güetes para la víspera de Ntra. Sra”. El corellano Manuel Sánchez, formó Compañía de fuegos artificiales a finales del siglo XIX, alcanzando considerable fama sus colecciones de fuegos. En 1898 la ciudad de Tafalla contrata dos colecciones de fuegos artificiales al corellano Sánchez. En 1905 los regidores de Pamplona contratan una colección de fuegos artificiales al corellano Sánchez, consiguiendo el pirotécnico gran éxito. Durante todo el siglo XX los fuegos artificiales han sido una constante en todas las fiestas patronales, quemando dos colecciones cada año, las vísperas de las festividades de la Virgen de la Merced y de San Miguel.

Toro ensogado

Aun cuando parece que la costumbre de correr el toro con soga data de principios del siglo XX hemos de apuntar que en Corella queda documentada, la existencia de correr toros con soga por las calles desde al menos 1481, información recogida en el primer libro de cuentas municipales. En 1576 ya encontramos una cuenta de pagar 5 tarjas (aprox. 1 real) al soguero por la liza. En 1621 se pagaron 22 reales por un toro con soga, y no solamente se corrían los toros ensogados durante el día ya que en 1623 se les pagan 24 reales a Juan Serrano y Pedro de Luna por un toro que dieron para correr con soga la noche del 8 de septiembre, festividad de la Natividad de Ntra. Sra. En 1649 gastaron 8 reales de un toro con soga que se corrió por las calles de Corella el 7 de septiembre, la víspera de la fiesta de Ntra. Sra. En 1683 la Cofradía del Rosario toma el acuerdo de que para la festividad de la Natividad de Ntra. Sra. del citado año: “Aya todas las fiestas que se puedan prevenir, excepto corrida de toros, sino solamente un toro para con soga”. Durante varios siglos esta costumbre ha tenido que soportar varias prohibiciones , tanto eclesiásticas como civiles, pero en muchos casos la arraigada costumbre ha prevalecido sobre la legislación vigente. J.Mª Iribarren, en su “Retablo de curiosidades”, afirma que la costumbre en Corella duró hasta finales de la segunda década del siglo XX, reanudándose en el año 39. Según relata Salamero, se compraban dos toros para correrlos con soga uno por la mañana y el otro por la tarde. En una ocasión uno de ellos se desligó y prefirió ir al corral que cornear a los mozos. Cuenta que el toro “Pocho”, tenía un amplio conocimiento del pueblo y que en cierta ocasión subieron a un toro ensogado al salón del Casino. Continua relatando el escritor costumbrista corellano que en las fiestas de un año de los que duró la prohibición decretada por el ministro de la Gobernación D. Juan de la Cierva, los mozos corellanos pensando que no se daría fiesta de toro con soga ,idearon parodiarla de tal manera que ensogaron a un burro negro y descomunal, le pusieron dos astas y entre gritos y bulla, lo corrieron por las calles y plazas hasta encerrarlo en los chiqueros.

Precisamente en 1908 el ministro De La Cierva decretó la prohibición de correr toros y vacas por las calles de Corella, y a consecuencia de esta prohibición el Alcalde de Corella, D. Pascual Sesma Romeo fue destituido de su cargo por haber consentido correr el toro ensogado por las calles de Corella, aun cuando días después por Real Orden del Rey fue repuesto en su cargo en atención a que el Alcalde consintió el toro con soga, ya que podía resultar mas perjudicial para el mantenimiento del orden publico el haberlo prohibido. Diario de Navarra, publicaba en 1970 un articulo en el que se podía leer “Corella es uno de los pocos lugares de nuestra geografía donde todavía continua el espectáculo de la vaca ensogada. Aparentemente no hay peligro, prueba de ello es que no se ponen vallas. Tres o cuatro mozos fornidos, cogen la cuerda y pasean el animal por calles y plazas de la ciudad.” La fiesta de la vaca ensogada tan arraigada durante siglos, ha caído en desuso en Corella , pero muchos vecinos hemos podido verla por las calles de la ciudad hasta hace escasos años , ya que según nuestras noticias , el último festejo de vaca ensogada que se celebró en nuestra ciudad fue el Domingo 6 de mayo de 1984, Festividad de la Virgen del Villar.

Fechas de las Ferias y Fiestas de Corella

Como se comentó anteriormente la feria de Corella fue autorizada en 1417 para los seis primeros días de septiembre. Posteriormente en 1524 se amplió por privilegio real a dos días mas. En el siglo XVII y posteriores se extiende la Feria los quince primeros días de Septiembre.

En los siglos XVII, XVIII y gran parte del XIX , las grandes fiestas en las que se celebran toda clase de festejos se desarrollan durante los días siete a doce de septiembre. Sin embargo el Ayuntamiento de Corella en 1880 aprobó el cambio de fechas para las Ferias y Fiestas de Corella, siendo a partir de ese año en la segunda quincena de septiembre “por creer mas beneficioso para la concurrencia de los pueblos vecinos por haberse terminado en esa fecha las labores de trilla y acarreo, como también por caber en los expresados quince últimos días del mes las festividades de los Patronos de esta Ciudad: San Miguel y Ntra. Sra. de las Mercedes”.

Ya en el siglo XX aun cuando ha sido bastante generalizado el hecho de celebrar las fiestas de Corella del 23 al 30 de septiembre, no siempre fue de esta manera. En la década de los años cuarenta se celebraron fiestas del 27 al 30 de septiembre. Posteriormente fueron celebradas del 23 de septiembre al 1º de octubre. Desde hace ya mas cincuenta años, las fiestas comienzan el 23 de septiembre a las doce del mediodía ( algunos años comenzaron a las siete de la tarde) y finalizan a las doce de la noche del 30 de septiembre. Como excepción a la regla y ha quedado en anécdota por ser único año, el Ayuntamiento de Corella en 1965 acordó cambiar las fechas de la fiestas de Corella. Aquel año comenzaron el 26 de agosto y finalizaron el 2 de septiembre. A partir de 1966 las Fiestas de Corella retoman sus tradicionales fecha del 23 al 30 de septiembre.

 

 

La procesión del viernes Santo

La procesión del viernes Santo

Se lleva realizando con fecha documentada desde 1710, fecha en la que se creó la cofradía o Hermandad de la Caridad, aunque se cree que la procesión se realizaba con anterioridad a esta fecha. Pronto tuvo el prestigio que hoy en día tiene, debido a su originalidad fundamentalmente causada por la gran participación ciudadana.

Con el paso de los años fue cambiando el punto de salida de la procesión, en un principio salía de la parroquia de San Miguel, más tarde de la iglesia de la Merced y cuando ésta se destruyó pasó a salir de la iglesia del Rosario, de donde sale hoy día. También con el paso de los años se fueron añadiendo tanto pasos procesionales como vivientes hasta convertirse en lo que hoy conocemos.

Por todo ello, en 1967 la procesión fue declarada por el Ministerio de Información y Turismo como procesión de interés turístico y como uno de los 50 desfiles procesionales más típicos y característicos de España.

La procesión del viernes santo es un resumen de la Biblia, en ella se encuentran desde representaciones vivientes de personajes bíblicos, como Jacob, Isaac, San José, Judith, Ruth, Salomón etc., a otros como las virtudes teologales que no aparecen en la Biblia.

También hay pasos procesionales, algunos de ellos de gran calidad artística, todos ellos son portados en andas por penitentes. Y en ellos se representa la pasión y la muerte de Jesús.

Según Ramón García Domínguez “La procesión es escenificación, hay tres momentos de la misma que constituyen verdaderas escenas o cuadros dramáticos. Una de ellas es la entrada en Jerusalén. Tras el Paso correspondiente, va un grupo de niños y niñas portando palmas, luego cuatro chicas que sujetan una alfombra y finalmente Jesús, montado en un burrito muy adornado, con el brazo derecho levantado y el índice tieso.

Otro grupo lleno de verismo es el prendimiento. El que hace de Jesús lleva una soga al cuello y va descalzo. Cuatro o cinco mocetones representan a los verdugos y le avasallan con palos, tirándole de la cuerda. El reo se tambalea y suspira, cae derrumbado...

Y por fin, la escena cumbre al drama, la que centra la atención de todo el público y hace que en la plaza del Crucero, escenario del cuadro, se amontone la gente para no perderse detalle; el encuentro de Cristo con el Cireneo y la Verónica.

El que hace de Cristo lleva una cruz de madera de unos cien kilos. De un portal sale un hombre con hábito morado. Se arrodilla, hace la señal de la cruz y besa el suelo. Así tres veces. Luego se acerca y ayuda a Cristo a llevar la cruz el resto de la procesión.

Aparece la Verónica. Lleva un paño blanco, limpio, todo el mundo puede verlo. Enjuaga la cara del señor, y en el lienzo queda impresa su imagen. Durante ambas escenas reina un silencio sobrecogedor en el público.”

Siete Palabras

Se realiza el Viernes Santo al medio día en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario; en el altar de la misma se coloca un cristo crucificado acompañado de María Magdalena y San Juan, como fondo de las figuras una tela negra a modo de telón teatral, además, el coro, el sacerdote y la orquesta que irán escenificando cada una de las siete últimas frases que pronuncio Jesús antes de su muerte se colocan en el mismo lugar.