FIESTAS EN LLÍRIA - Programa y cartel


Festes del Remei en Llíria

Del 4 de Septiembre al 7 de Octubre de 2014

 

Pinche aquí para más información sobre las Festes del Remei 2014 en Llíria


Fira i Festes de Sant Miquel en Llíria

Del 18 al 29 de Septiembre de 2014

 

Pinche aquí para más información sobre la Fira i Festes de Sant Miquel en Llíria 2014


FIESTAS EN LLÍRIA

 

Marzo: las fallas

Las Fallas se celebran del 15 al 19 de marzo. Llíria participa de esta manera del popular culto mediterráneo al fuego, tan arraigado en las comarcas valencianas. En su origen los valencianos quemaban muebles viejos en desuso por celebrar el paso del invierno a la primavera. El día 15 es el día que se plantan (la plantà) y el 19 el que se queman (la cremà). Los falleros de Llíria, desde sus respectivos casales, organizan los actos.

 

Abril: Semana Santa y Fiestas de san Vicente Ferrer

La Semana Santa Liriana se celebra desde la época medieval (siglo XV) durante el mes de abril. Los actos religiosos están organizados por las cofradías de la Sangre, una de las más antiguas de España, originaria del siglo XVI; la de Nuestra Señora de los Dolores, de mediados del siglo XVIII; y la de la Oración de Jesús en el Huerto y el Santo Cáliz, creada en la Iª década del siglo XXI. Viernes de Dolores, Domingo de Ramos y Jueves, Viernes y Sábado Santos son los días más destacados. Jueves y Viernes Santos se celebran las procesiones de antiguos penitentes y flagelantes, con las andas (de mediados siglo XX) del Nazareno, Maria Magdalena, san Juan, san Pedro... y el Cristo de la cofradía de la Sangre (escultura de la que se conserva la antigua cabeza del siglo XVII).

Las Fiestas de san Vicente Ferrer son, con la Feria y Fiestas de san Miguel, las fiestas más emblemáticas de los lirianos. Se celebran los días alrededor del primer lunes después de Pascua. Durante estos días el Ayuntamiento, junto a la cofradía y los festeros de san Vicente, preparan varios actos y espectáculos para que los lirianos disfruten de la fiesta. Prácticamente todas las civilizaciones que han habitado Llíria han disfrutado del Parque de San Vicente como punto de encuentro de sus ciudadanos. Posiblemente los iberos ya se encontraban en el Ull Redó para disfrutar acompañados de sus divinidades. Y en época romana los edetanos iban a la fuente para distraerse juntos y para venerar a las ninfas, diosas del agua, en el templo construido con esta finalidad.

Hoy los lirianos continúan encontrándose en el parque y celebran, con los amigos y la familia, un almuerzo popular extraordinariamente concurrido el día de san Vicente Ferrer. Por la mañana una romería lleva la imagen del santo desde la iglesia de la Asunción hasta la ermita como recordatorio de la visita que hizo, a finales de agosto de 1410, este dominicano. Acabada la misa en la ermita, se hace la bendición del olivo que el mismo padre Vicente Ferrer hizo y que aún hoy se conserva en el lado de las fuentes del manantial. La vuelta al casco urbano se realiza en romería, a pie, en carro o en otros vehículos en un ambiente lúdico y festivo.


Agosto: La Fiesta de la Purísima.
Septiembre: La Fiesta del Remedio.

Las fiestas de la Purísima, fruto de la herencia histórica de los franciscanos, se celebran a finales de agosto, y las fiestas del Remedio, vinculadas a la herencia de los trinitarios, se celebran a principios de septiembre. Ambas celebraciones están organizadas por las respectivas cofradías. Durante estos días Llíria se viste de etiqueta con la pólvora de los fuegos artificiales, los toros en la calle, las filaes de moros y cristianos, los actos religiosos y la música de las respectivas bandas.

 

Septiembre: La Feria y Fiestas de San Miguel.

La Feria y Fiestas de San Miguel es la fiesta mayor de la ciudad y es, con las Fiestas de San Vicente Ferrer, la fiesta más arraigada en la tradición de Llíria y la más conocida fuera de la ciudad.

Su origen se remonta al año 1326 cuando Jaime II fundó el monasterio, y adquiere carácter oficial el año 1446 cuando la Feria de San Miguel fue instituida por el rey Juan II para impulsar económicamente a la ciudad. Entonces su carácter era agrícola y ganadero y acudían mercaderes de las comarcas vecinas. En el siglo XIX fueron reconocidas como fiestas religiosas patronales.

Se celebra durante la segunda quincena de septiembre y finaliza el día 29, día de san Miguel. Durante estos días el Ayuntamiento programa varios actos y espectáculos culturales y lúdicos para que los lirianos y los miles de visitantes de las comarcas vecinas que llegan disfruten de la fiesta. El camino de subida al cerro está poblado de tenderetes de candelas y cirios que utilizan los peregrinos para bendecir al arcángel.

Hoy la feria se ha convertido en un gran parque de atracciones donde la noria o la montaña rusa se mezcla con los tenderetes más tradicionales como las de los populares cayados, los turrones, las peladillas, etc.. convirtiendo Llíria en uno de los lugares para visitar más atractivos de nuestras tierras.