FIESTAS EN ANCÍN-ANTZIN

Fiestas de Ancín-Antzin 2013

Del 25 al 28 de Julio de 2013

 

Pinche aquí para más información sobre las Fiestas de Ancín-Antzin 2013


FIESTAS EN ANCÍN-ANTZIN

 

Con el cohete y una ofrenda floral a la Virgen del Carmen comienzan, en torno al día de Santiago 25 de julio, las FIESTAS GRANDES. Durante los días siguientes se suceden actividades como bailables, juegos, cenas... Entre ellas, un día queda dedicado a los niños, otro a la juventud y un tercero a los mayores, con una misa en honor a San Fausto. 


Dos meses después, el 13 de octubre día de San Fausto, es el momento de las FIESTAS PEQUEÑAS, y el 30 de noviembre, el de las FIESTAS DE SAN ANDRÉS EN MENDILIBARRI, con bandeo de campanas, misa mayor y cena.

 

Las dos localidades del municipio se unen en Junio con sus vecinos de Etayo, Olejua, Murieta, Abaigar, Legaria y Oco para celebrar la DÍA DEL VALLE con una misa en la ermita de San Bartolomé, en Abáigar, y comida o cena rotandose en uno de los pueblos.

 

En mayo llega el momento de las ROMERÍAS. El fin de semana más cercano al día 15 los vecinos de Ancín marchan a San Fausto de Bujanda, en Álava, como agradecimiento al santo. Cuenta la leyenda que, en su peregrinar, San Fausto pasó por Ancín y, la caballería que transportaba el cuerpo de San Fausto, tenía sed, (En aquellos años, Ancín era un pueblo seco y pobre); escarbó con sus patas y salió agua en abundancia, en la hoy denominada, Fuente de San Fausto. 


En las mismas fechas, el domingo siguiente al 9 de mayo, Ancín y Mendilibarri van a San Gregorio Ostiense junto con los pueblos de Valdega, Berrueza, Valdelana y Cinco Villas de Los Arcos. Allí bendicen los campos cercanos tras pasar agua por la cabeza de plata del santo. El 15 de mayo, los vecinos de Ancín y Mendilibarri van a San Bartolomé, en Abáigar, donde celebran misa y disfrutan de un aperitivo.


Todavía queda en Ancín tiempo para más celebraciones. El 16 de julio, para celebrar el día de laVirgen del Carmen, se hace una misa y una procesión hasta la ermita.

 

En CARNAVAL, los niños protagonizan el Jueves de Lardero vistiéndose de zamarreros y cantando por las calles para pedir huevos y chorizo, que luego utilizarán para hacer una tortilla y merendar.

 

El 31 de diciembre es el turno de los jóvenes: recorren las calles pidiendo dinero y cantando la CANCIÓN DEL CHENDERUTE, escrita por Jose María Iribarren.

 

En el año 2009 un grupo de vecinos recuperó el viejo oficio de hacer carbón por el que tradicionalmente eran conocidos los vecinos de Ancín, a partir de ese año la cita se ha convertido en una fiesta bautizada como EL DÍA DE LA CARBONERA que se celebra cada dos años en el mes de mayo el día que tiene lugar el encendido.

 

Día de la Carbonera en Ancín-Antzin

 

En el año 1984 se apagó la última carbonera de Ancín. Y con ella, una forma de vida y de subsistencia que caracterizó a muchos de los habitantes del pueblo durante generaciones.

Pero en el año 2009, un grupo de vecinos de Ancín, algunos de ellos hijos y nietos de antiguos carboneros, recuperaron el viejo oficio de hacer carbón, y algo más importante, recuperaron también el orgullo de los ancinejos de ser carboneros.

 

Tras limpiar y acondicionar en “Auzolan” una zona de monte próxima al pueblo, decidieron hacer una carbonera con la leña cortada. Aunque no fue tarea fácil convencerles, para ello contaron con la ayuda de los últimos carboneros que quedaban en el pueblo. Con la experiencia de los mayores, y la ilusión de los jóvenes, se construyó la nueva carbonera y se evitó que con la desaparición de la última generación de carboneros, se perdiese también este oficio que nos da el sobrenombre por el que somos conocidos los habitantes de Ancín, “los carboneros”.

 

Ante el éxito y la expectación que se generó en el pueblo, al año siguiente se volvió a hacer otra carbonera, esta vez con una fiesta y comida para todo el pueblo en torno a ella.

A partir de aquí, se ha convertido en una fiesta bianual, de recuperación de esta tradición y de nuestras raíces, y en 2012 se volvió a realizar de nuevo, esta vez con el pueblo de Goizueta como invitado. En los años 30-40, algunos de los carboneros de Ancín tuvieron que ir largas temporadas a los montes de Goizueta a trabajar en el monte haciendo carbón, como así se ha constatado investigando en los archivos municipales de aquella villa. El interés de los vecinos de Goizueta en recuperar la tradición del carboneo hizo que fueran invitados a la fiesta de la Tercera Carbonera de Ancín, participando de manera activa, mostrándonos el “zahagi-dantza” o baile del carbonero de Goizueta. Además, el encendido de la carbonera, acto central de la celebración, fue hecho de manera conjunta por los alcaldes de ambos pueblos, y se hizo un hermanamiento de ambas localidades.

 

Pero ¿Cómo se hace una carbonera?

 

A lo largo del invierno era cuando se cortaba y preparaba la leña en el monte. En el caso de Ancín, de encina. Con la llegada del buen tiempo, a partir del mes de mayo, se comenzaba a preparar las carboneras.

 

En un círculo llano y despejado de árboles, denominado sitio o plaza, se montaba la carbonera. En el centro se colocaba un hondón, o raíz de encino, y alrededor de éste se comenzaba a armar la carbonera, colocando primero los troncos gruesos y después los más finos en el exterior, dejando un hueco o chimenea central.

 

En el contorno de la base se disponían unas pequeñas ventanas que servían de tiro, llamadasarrukas, y que el carbonero abría o cerraba a su criterio durante la cocción.

Cuando toda la madera estaba dispuesta, se cubría con girike (brezo) o paja, que aislaba la madera de la tierra, con la que se tapaba todo.

 

Una vez montada, se procedía al encendido de la carbonera. Se accedía a la parte superior, mediante una escalera, y se introducían brasas por la chimenea. Cuando había tomado fuerza, se tapaba.

 

A medida que la leña se iba cociendo, se perdía humedad y volumen. Para rellenar los huecos que se iban creando, se destapaba la parte superior y se rellenaba con leña nueva, removiendo con una palanca. Es lo que se conoce como “darle betagarri”. El mantenimiento de la carbonera requería una vigilancia constante, tanto de día como de noche.

 

Dependiendo de la cantidad de leña, el proceso de cocción duraba entre 15 y 21 días. El olor y color del humo indicaba a los carboneros cuando estaba listo el carbón. Tras dejarla enfriar 3 días, llegaba el momento de desmontar la carbonera, y sacar el carbón.