CARNAVAL DE LA BAÑEZA 2017

Carnaval de La Bañeza: historia, programa, actos...

del 24 de febrero al 1 de marzo de 2017

Cartel del Carnaval de La Bañeza
Cartel del Carnaval de La Bañeza

PROGRAMA DEL CARNAVAL DE LA BAÑEZA 2017

Programa del Carnaval de La Bañeza
Programa del Carnaval de La Bañeza

Programa del Carnaval de La Bañeza
Programa del Carnaval de La Bañeza

Programa del Carnaval de La Bañeza

Compártenos en

historia del carnaval de la bañeza

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo y cómo empezó. El carnaval nació del pueblo y sus orígenes se pierden en el tiempo. Los más viejos del lugar lo han conocido siempre como una manifestación popular, espontánea, divertida, anárquica y casi clandestina hasta la llegada de la democracia, cuando se organiza tal y como ha llegado a nuestros días. Existen documentos que avalan el carnaval bañezano desde siglos atrás. En concreto, el recogido por el Padre Albano en su libro “La Bañeza y su historia”, sacado de los protocolos de Antonio Ferreras de 1675, sobre “el jubileo de las cuarenta horas en los días del Carnaval”. En este documento don Luis González, vecino de La Bañeza, hace testamento y expone sus últimas voluntades en diferentes cláusulas en una de las cuales dispone: “Declaro que dejo 8.000 (ocho mil) reales para que se haga una fundación de las cuarenta horas los días de carnaval en el Convento del Carmen Descalzo de esta villa. Se celebrará en el dicho Convento el domingo, lunes y martes de carnaval. Será con misa, sermón y exposición del Santísimo y con los ocho mil reales y sus rentas se sostendrá la fundación del jubileo de las cuarenta horas para siempre…” A la vista de datos como este, la historia de La Bañeza no nos deja ninguna duda de la antigüedad y larga tradición carnavalesca originada y mantenida por las gentes de nuestra ciudad. Cada vez más participativo, en los años 50 y 60 comienza a crecer y con la llegada de la democracia y el auge de las libertades estalla con fuerza hasta convertirse en el carnaval que hoy conocemos. Durante estos años se les llamaba Fiestas de Invierno para evitar las prohibiciones gubernativas. Los carnavaleros bañezanos desafiaban las prohibiciones y “corrían” el carnaval delante de la autoridad que hacía la vista gorda cuando los más atrevidos acudían a la estación de ferrocarril vestidos de carnaval para divertir y sorprender a los incrédulos viajeros o salir de los vagones del tren para que no les echasen el guante las autoridades. Todavía hoy los bañezanos siguen utilizando el término “correr el carnaval” para referirse al hecho de disfrazarse, salir y disfrutar al máximo los días de carnaval. En los años 70 y durante más de 10 años, la Peña Los Bartolos otorgó los premios Hiel y Miel a personalidades que se habían caracterizado por apoyo al carnaval y a otras que, por el contrario, no lo habían apoyado. Cabe mencionar a Luis del Olmo, Beatriz Carvajal o TVE. Cada nuevo carnaval comienza siempre al día siguiente del último carnaval que se ha vivido, y es que todo el año se lo pasan los bañezanos preparando sus nuevos trajes. Las casas llenas de telas, botones, lentejuelas y otros elementos van dando forma poco a poco al próximo disfraz cuyo diseño se guardará hasta el último minuto en el más absoluto secreto. El carnaval bañezano tiene muchos elementos que lo distinguen de otros carnavales pero es quizá la originalidad, en su más amplia expresión, el más destacable. El carnaval de hoy tiene en común con el de ayer los mismos ingredientes: la chispa, el ingenio y un ropaje que no se adquiere, se hereda, se toma prestado o se elabora buscando siempre precisamente eso, la originalidad.

descripción de los actos del carnaval de la bañeza

MUSA DEL CARNAVAL
A primeros de febrero, el Grupo Salsa elige a la Musa, figura que nació para el carnaval bañezano en el año 1992 de la mano de este grupo, para proclamarla después en un vistoso acto, con Juglar incluido, la semana antes de carnaval. Este acto se ha celebrado sin interrupción durante los últimos catorce años, siendo otras tantas las jóvenes bañezanas que han tenido el honor de representar a la mujer bañezana convertidas en este símbolo del carnaval. Los juglares son, habitualmente, personalidades elegidas dentro del mundo de la comunicación y la cultura.

VIERNES TRANQUILO
Este es el día escogido por muchas agrupaciones para hacer su fiesta. Destaca entre todas el “Viernes Tranquilo” del grupo Los Tranquilos, el más numeroso del carnaval bañezano con alrededor de 200 miembros, quieneshomenajean al carnaval y a sus protagonistas con la entrega de los premios al Mejor Grupo Local y Mejor Grupo de la Comarca. Organizan también un concurso de disfraces de grupo e individuales con atractivos premios.

SÁBADO DE CHISPAS
En este día tiene lugar el Pregón de Carnaval, momento a partir del cual entramos de lleno en los cinco días carnavaleros por excelencia. Este acto normalmente corre a cargo de un personaje conocido. A continuación tiene lugar una cena de exaltación del carnaval a la que pueden asistir todos los bañezanos que lo deseen para compartir junto con las autoridades, las damas y reinas y otros invitados un menú especial. A las doce y un pelín, comienza el sábado de chispas cuya gracia reside en el tocado que cada uno exhibe sobre su cabeza traducido en los más originales, simpáticos y extravagantes sombreros.

DOMINGO
Desde primeras horas de la mañana se nota el ambiente en las calles que recorren las charangas acompañadas de los cabezudos. Por la tarde los grupos lucen en el desfile el traje del año anterior. Al finalizar, la Calle de la Vía de la Plata se convertirá en una auténtica fiesta de luces espectaculares, sonido de carnaval y colorido de los grupos que se congregan para el disfrute de todos los asistentes.

LUNES
El lunes por la mañana muchos establecimientos tienen a su personal disfrazado atendiendo al público y, de nuevo, las charangas recorren la ciudad con su música carnavalera. Por la tarde llega el momento más esperado por los más pequeños, el Carnaval de los Niños, demostrando que en esta ciudad no hay edades para “correr el carnaval”.
Es por la noche cuando llega el plato fuerte del carnaval bañezano con su Noche Bruja, el carnaval espontáneo, donde nadie se conoce y todos se disfrazan. Es una noche especial que comienza con las campanadas de medianoche y en la que todo el mundo se echa a la calle con su disfraz para disfrutar a tope del carnaval en su versión más genuina.

MARTES DE CARNAVAL
Este es el día del “gran desfile”. Los grupos han trabajado todo el año preparando el traje que lucirán y ni el agua, el frío o la nieve impedirán que tenga lugar, como ya ha ocurrido en algunas ocasiones en que las lentejuelas han bailado al ritmo de los copos de nieve.
La carroza de la Musa y el Grupo Salsa abren un desfile de más de 60 grupos y de muchos carnavaleros que van por libre, las charangas que acompañan a cada grupo, las carrozas de la reina y damas y otras muchas sorpresas que conforman una serpiente multicolor de más de dos kilómetros que no parará de moverse hasta completar el recorrido previsto.

MIÉRCOLES
La última celebración del carnaval bañezano, el Entierro de la Sardina, tiene lugar el miércoles de ceniza.
La Peña la Sardina organiza un acto que parece salido de un esperpento de Valle-Inclán. Un cortejo fúnebre formado por 30 miembros provistos de capa, barba y sombrero de copa, mujeres (las “lloronas”) sollozando a grito pelado y toda una comitiva de bañezanos y visitantes acompañan a la difunta sardina. Cuando el cortejo fúnebre llega a la Plaza Mayor, “el Corvillo”, personaje que es la versión masculina de Doña Cuaresma en su batalla con don Carnal y seguramente es único en España, recita una serie de coplas populares y anónimas, enviadas por los bañezanos a la Peña la Sardina, y en las que se critica o ensalza a los personajes más populares , normalmente políticos, de la vida municipal, provincial o nacional. Una vez oídas las coplas, la Peña reparte escabeche, pan y vino a todos los asistentes y con la quema de una sardina de cartón-piedra acaba el carnaval. 

curiosidades del carnaval de la bañeza

El primer bando de la Autoridad Municipal, referido al carnaval, que hemos conseguido leer data del 7 de febrero de 1875 y, casi con la misma redacción, se reproduce en años sucesivos hasta 1900 como sigue:

“…Para evitar los disgustos y quejas que suelen producirse con motivo del carnaval, queda prohibido arrojar agua sobre las personas, usar untos y armas de cualquier clase, vestir trajes que ofendan el pudor y soltar perros en las calles con objetos atados a la cola. La infracción de esta disposición será corregida, sin perjuicio de otras responsabilidades, con la multa de dos a seis pesetas según los casos…”
En tiempos algo más cercanos, en una Ordenanza del año 1922 aprobada por la Corporación y ratificada por el Gobierno Civil, leemos:

Art. 17.- Sólo serán permitidas las máscaras en los días de carnaval, pero se prohíbe hacer parodias que puedan ofender a las instituciones civiles, militares y religiosas, o a la decencia y buenas costumbres, no consintiendo tampoco insultar las personas con discursos satíricos, bromas de mal género o expresiones que ataquen al honor y la reputación de las mismas, ni usar palabras o ejecutar acciones que puedan ofender a la moral y al decoro. El antifaz o careta no podrá llevarse por la vía pública más que desde la salida a la puesta de sol, sin perjuicio de lo dispuesto en la legislación vigente.

Art. 18.- Los enmascarados no podrán llevar armas por las calles ni en los bailes bajo ningún pretexto.

Art. 19.- No se podrá hacer uso por las máscaras ni comparsas de latas de petróleo, campanas, trompetillas, cencerros u otros instrumentos que molesten al vecindario, así como tampoco les será permitido manchar a las personas, ni emplear para ello jeringuillas, perfumadores ni otros artefactos.

Art. 20.- No se permitirá la entrada, ni mucho menos la estancia de personas enmascaradas en los cafés, tabernas y demás establecimientos públicos.

Concesión del matasellos de correos. Todas las cartas que salieron de La Bañeza durante los carnavales de los años 1991 y 1992 llevaban el matasellos de los mismos.

Historia extraida de diferentes textos por: Elisa Pardo Mozas. Técnico de Turismo del Ayuntamiento de La Bañeza.