CARNAVAL DE EL PEROPALO EN VILLANUEVA DE LA VERA

Del 14 al 17 de febrero de 2015

Carnaval de El Peropalo en Villanueva de la Vera

Del 14 al 17 de Febrero de 2015


El Peropalo, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, es el símbolo de la libertad, de la alegría vital y de las fuerzas genésicas de la naturaleza.

 

En Villanueva, el hilo conductor de los elementos paganos del carnaval ha sido y es el Peropalo, en cuyo ajusticiamiento y muerte ritual participa todo el pueblo. Cada año el carnaval, revive al Peropalo, pelele de tamaño natural, protagonista del festejo en el que participa toda la población sin distinción de sexo ni edad


ORIGENES DE LA FIESTA

 

El origen y la antigüedad del Peropalo se desconoce, aunque posiblemente tenga su fundamento en una de las siguientes hipótesis:



Pudiera tratarse de un guerrillero de la época de la Reconquista que hecho prisionero, fuera ajusticiado después de ser sometido a diversos suplicios durante varios días.

 

Un malhechor procedentes del norte que huyendo de la justicia, se refugiara en las estribaciones de la Sierra de Gredos y hecho prisionero, se le condenó a morir por los procedimientos habituales de la Inquisición.

 

Que el público fingiera reproducir los procesos habituales de la Inquisición para con los reos de aquel tiempo

 

Pero probablemente, la hipótesis más certera es que se trate de una de las mejores muestras que se conserva de los muchos rituales agrarios de fertilidad celebrados durante el invierno en buena parte de la Europa Prerromana, en los que se intentaba por medio de diferentes ritos, invocar la regeneración de las fuerzas de la naturaleza aletargadas con los fríos invernales.

 

El primer antecedente sobre el que hay constancia escrita fue la aprobación de la Fiesta del Peropalo por el Tribunal de la Inquisición, ubicado en Llerena (Badajoz), que no sólo autorizó la celebración sino que regaló tambores, banderas y alabardas.

 

LA FIESTA

 

El "muñeco" lo hacen los “peropaleros”, conjunto de personas que forman el grupo que vela por el muñeco y que, además de dirigir las ceremonias, se encargan de tocar el tambor, principal instrumento del festejo. Al muñeco se le hace en un lugar secreto entre redobles de tambor y recitado de coplas misteriosas. Un fuerte palo, colocado entre la entre pierna, permite levantarlo y trasladarlo.

 

Al amanecer del domingo, una comitiva lo lleva hasta una esquina de la plaza, lugar en el que la tarde del sábado se ha colocado “la aguja”, especie de escalera colocada verticalmente. En esos momentos unos acompañantes simulan llorar y otros manifiestan su alegría por el prendimiento del protagonista.

 

Antes de colocarlo en “la aguja” se hace la “judiá”, que consiste en inclinarlo hacia el suelo, en el medio de la plaza, mientras que varios grupos de personas se entrecruzan. Luego, tras dar varias vueltas a la aguja entre gritos de júbilo, se le coloca mirando hacia la plaza. Este rito, “la judiá”, se hará cada tres horas, después de un paseo por las calles, hasta el martes y siempre se termina con el baile de la jota al son de los tambores.

 

Alrededor de las seis de la tarde se le recoge en casa del peropalero mayor para, a la mañana siguiente, colocarlo de nuevo en la aguja, aunque colocándolo en una dirección diferente cada día, de modo que el martes, en lugar de mostrar la cara, a quien le mire desde la plaza, mostrará la espalda.

 

El ritual llega a su cima el martes. Por la mañana se simula un juicio en el que se le condena siempre por delitos relacionados con el sexo. Luego, un joven vestido con un trozo de arpilleras y montado sobre un burro, con un cartel en la espalda en el que se puede leer la condena, pasea la sentencia por las calles del pueblo rodeado de una multitud que le acompaña cantando. Del cuello del burro se sujeta una cuerda de bastante longitud del que los niños van tirando para conducir al burro por las calles del pueblo.

 

La comitiva es esperada en diversas calles por los escopeteros que forman parte de la “justicia”, los cuales disparan repetidas salvas. , mientras los peropaleros colocan sobre la espalda del Peropalo un cartel que anuncia la sentencia. Por otra parte, casi simultáneamente, se entrega la bandera al Capitán de la fiesta y unas alabardas a los miembros varones de un grupo de acompañantes. La comitiva, bellamente ataviados, da una vuelta por las calles del pueblo para acabar colocando la bandera en la casa del Capitán, quien invita a dulces y bebidas, a los acompañantes y a quienes se acerquen por la calle.

 

A las tres de la tarde sale la comitiva de los Calabaceros, personajes vestidos de arpilleras y una media en la cabeza o la cara tiznada, llevan un palo del que penden numerosas calabazas de agua. Se dirigen hacia una zona de la plaza en la que se ha colocado una mesa petitoria, precedidos de tres autoridades municipales. Los ediles se sitúan en la mesa para recibir las ofrendas y los Calabaceros forman un pasillo por el que deben pasar obligatoriamente los oferentes, excepto las mujeres, reciben fuertes golpes con las calabazas.

 

Poco después, desde la casa del capitán, sale el “Paseo”, comitiva de hombres y mujeres bellamente engalanados con el traje regional. La procesión la encabeza el Capitán, que porta la bandera y la Capitana, que lleva una zarza en la mano de la que cuelga un chorizo que representa los atributos del protagonista pues su nombre, de procedencia griega, significa “el privado de falo”. Después, la comitiva hace un círculo, para proceder a “la jura de bandera”. Esta ceremonia consiste en una exhibición de la habilidad de los varones en el manejo de la bandera. La ceremonia se repite una y otra ves mientras haya oferentes, en último lugar lo hace el que haya sido elegido para ser el Capitán del año siguiente.

 

Hacia las seis de la tarde se ponen fin al ritual con la muerte del Peropalo. Se le conduce a la plaza para quemarlo, un grupo de plañideras lo acompañan lamentando su muerte y aludiendo a los favores sexuales recibidos. En el centro de la plaza se le descuartiza, se le mantea al tiempo que se disparan cartuchos sobre él con los que se quemarán sus restos.

  

A continuación presentamos el programa de actividades de las fiestas del Peropalo correspondientes al año 2015.

Sábado, 14 de febrero a medianoche se lleva a cabo el momento más mágico de la fiesta. Los “peropaleros” unos pocos vecinos asistirán a este ritual que consiste en confeccionar el Peropalo, para ellos rellenarán con paja un traje hecho de paño negro. Llevará barba y bigote y un guante blanco en la única mano que muestra. Mientras lo preparan, al son del tambor se escucharán murmullos de versos antiguos. Al terminar el muñeco este será atravesado por un palo, en un extremo se colocará la cabeza y el otro servirá para asir el Peropalo cuando salga por las calles. Al amanecer el Peropalo será colocado en “su sitio”, que no es otro que la plaza del pueblo.

El domingo, 15 de febreroel pueblo sacará al Peropalo por las calles y cuando vuelven a la plaza, los asistentes se dividen en dos bandos, unos a favor y otros en contra del Peropalo. El ritual los enfrenta unos a otros en una simulada batalla. Al final de este encuentro, el Peropalo vuelve a pasar la noche en “su sitio”. Ese mismo domingo, a horas del mediodía, se realizará también un homenaje a los “peropaleros”. El lunes 16 se repetirá el paseo y el encuentro en la plaza.

Al llegar el martes 17 de febrero, en horas de la mañana, el Peropalo será condenado a muerte, así que por las calles de Villanueva de La vera aparecerá un jinete a lomos de un burro comunicando al pueblo la sentencia que se celebrará con disparos de salva.

Esa tarde los portales de plaza recibirán a mujeres y hombres vestidos con los trajes tradicionalesacompañando al capitán y la capitana, él portará la bandera y ella llevará un chorizo atado a una zarza que representa la castración del Peropalo. Mientras tanto los asistentes cantan coplas se recorre el pueblo y una vez que han vuelto a la plaza se realiza el ofertorio de las calabazas, los asistentes hacen donaciones económicas y a cambio reciben aporreos de los “calabaceros” que son los quintos de este año. La celebración continúa con la jura de bandera y al llegar la noche se cumplirá la sentencia: Peropalo será manteado y al final quemado en la plaza.