FIESTAS EN BALMASEDA

Fiestas en Balmaseda: Mercado Medieval de Balmaseda, Semana Santa y Pasión Viviente, Fiestas de San Severino en Balmaseda, Fiesta de la Vendimia...

Mercado Medieval de Balmaseda
Mercado Medieval de Balmaseda

Mercado Medieval de Balmaseda

13 y 14 de mayo de 2017

 

Consulte aquí el programa del Mercado Medieval de Balmaseda


Fiestas de San Severino en Balmaseda: programa y cartel
Fiestas de San Severino en Balmaseda: programa y cartel

Cartel de la Pasión Viviente de Balmaseda
Cartel de la Pasión Viviente de Balmaseda

Fiesta de la Vendimia en Balmaseda
Fiesta de la Vendimia en Balmaseda 2015 Cartel y Programa

FIESTAS EN BALMASEDA

 


Fiestas de Ntra. Sra. del Carmen

 

Son estas fiestas las de más tradición en la Villa.

Son conocidas principalmente por sus festejos taurinos, donde además de una novillada, se lidia una becerrada popular con la participación de las distintas cuadrillas de Balmaseda. También se organiza cada año un programa para que los más pequeños y pequeñas de la casa puedan disfrutar de estas fiestas.

 

Mercado Medieval

 

Encrucijada de caminos, lugar de paso, pero sobre todo de amalgama de culturas, durante dos días Balmaseda recupera el sabor de la más pura tradición del Medievo.

 

El mercado medieval de Balmaseda tiene su origen en el año 1999, fecha en la que se conmemoraba el Octavo Centenario de su fundación, lo que la convierte en la primera Villa de Bizkaia.


Su puesta en escena y la asistencia de una multitud de gente ha permitido que este Mercado Medieval se constituya en un hito de la oferta cultural del País Vasco.

Los estandartes y pendones colgados de los balcones del casco histórico de la Villa, las calles cubiertas de paja, y la mayoría de los balmasedanos y balmasedanas ataviados con trajes de la época permiten a Balmaseda recuperar durante un fin de semana el sabor de la más pura tradición del Medievo, época en la que su gran actividad comercial la sirvió para lograr su Fuero de la Villa.

El retorno al pasado empieza con la puesta en escena de una representación cuyos actores, unos 400 vecinos y vecinas, dan vida a un hecho histórico de la Villa encartada, elección del Alcalde, la producción y comercialización de un producto tan típico como el txakolí.

Pasacalles de los músicos, malabares, saltimbanquis y equilibristas recorren las calles del casco histórico anunciando la apertura del Mercado, cuyo núcleo se encuentra en la Plaza de San Severino.

En el centro se sitúa el halconero que dejará volar en libertad a sus halcones y el encantador de serpientes.

En este foro también se situarán los artesanos y talleres como el del soplador de vidrio, el cantero, el herrero, la tejedora o la hilandera, entre otros. Perfectamente ataviados, trabajarán sus materias primas para demostrar a los visitantes el producto final.


Las calles medievales de la Villa balmasedana serán el enclave para el resto de artesanos y artesanas que venderán productos elaborados artesanalmente como caramelos, hierbas medicinales, perfumes, productos de madera y cuero. Los artesanos y artesanas de juegos y títeres recorrerán las calles con sus actuaciones. Al final del recorrido en la Plaza de San Juan se recreará la antigua judería balmasedana.

El Mercado Medieval se completa con actuaciones nocturnas en las que el espectáculo y el fuego se combinan para deleitar al público.

 

Teatreros, juglares, cómicos, trobadores, cabezudos, equilibristas, acróbatas y un sinfín de seres nos hacen disfrutar cada año de este espectáculo. Sin embrago, no podemos olvidarnos de los más pequeños de la casa. Para ellos la magia les envolverá y les llevará al mundo de los cuentos de hadas y duendes. El Gran Rufus demuestra sus números llenos de ingenio, el Mago Zapata interpretará la forma antigua de vender en sus juegos de mesa.

 

Semana Santa

 

De todos es conocido el tradicional Vía Crucis Viviente de Balmaseda, en la que los protagonistas son los propios vecinos y vecinas de la Villa. Actualmente participan más de 700 personas, movidos unos por la tradición, otros por motivos religiosos o promesas, y todos por el propio orgullo como balmasedanos y balmasedanas. Ya desde pequeños los balmasedanos y balmasedanas "beben" de esta tradición con la participación en los Vía Crucis Vivientes infantiles de los barrios de La Magdalena y Santo Domingo, que se celebran el fin de semana siguiente, los cuáles suponen una inagotable cantera de esta impresionante tradición.

Resultaría imposible buscar una mejor definición a lo que sucede en la villa de Balmaseda, durante ese lapso de tiempo que llamamos Semana Santa, que la que se desprende de esas dos palabras que, si ya de por si son bellas, unidas desprenden una fuerza inigualable: Pasión Celosas de su tradición, las gentes de Balmaseda se vuelcan cada año en la representación dramática de los últimos momentos de la vida de Jesus de Nazaret.

 

Los personajes principales, Jesús, Pilatos, Virgen, Ladrones, Magdalena, etc., se renuevan cada año y todos ellos se caracterizan por no requerir maquillaje ( Balmaseda antes de la Pasión es un pueblo de barbudos), y por actuar de forma totalmente desinteresada al igual que la dirección artística y técnica.


Los ensayos comienzan a primeros de año, para los personajes que disponen de diálogo, Jesús, Sacerdotes, Apóstoles y Pilatos, incorporándose el resto tres semanas antes del Jueves Santo. Pese a la complejidad de la representación, los balmasedanos conocen los personajes desde su infancia porque tras la Semana Santa en la Villa los niños juegan a “procesiones”, algunas de ellas fiel reflejo en todas sus facetas de las de sus mayores.

Todo comienza en la noche de Jueves Santo cuando se representa "La Ultima Cena", "La Oración del Huerto" y "El Prendimiento de Jesús".


El día de Viernes Santo, a las 9 de la mañana comienzan a sonar los tambores de la guardia romana y todo está listo para el "Juicio de Pilatos", el ahorcamiento de Judas y todos los demás acontecimientos de la Pasión se suceden en forma de pasos vivientes hasta la crucifixión. 


Decir por último que los balmasedanos no fallan con su Pasión, cualquiera que sea el tiempo metereológico, el Jueves y el Viernes Santo en Balmaseda es siempre tiempo de Pasión.

 

San Severino

 

Cocido popular balmasedano a base de alubias, tocino, chorizo, costilla y morcilla. Se celebra un importante concurso gastronómico durante las Fiestas Patronales de San Severino el día 23 de octubre.

 

Subida al Monte Kolitza

 

Actualmente la fiesta popular del monte Kolitza se celebra la víspera de la Pascua de Pentecostés. La romería se inicia en sus alrededores hasta que finaliza la comida; por la tarde, previo descenso a Pandozales, continua hasta el anochecer, para terminar bien entrada la noche en la Plaza del San Juan, a donde llega tras haberse realizado la tradicional bajada.

 

Carnaval de Balmaseda

 

Desde hace unos años las fiestas de Carnaval han adquirido una gran relevancia dentro del panorama festivo de la Villa, llegando a convertirse en los más populares en el ámbito geográfico de las Encartaciones. Destaca el desfile de carrozas, la muestra de chistes y chistosos de Balmaseda, el concurso de tostadas y de disfraces, todo ello aderezado con pasacalles, danzas, verbenas etc.

 

 


Si te ha gustado esta página, compártela en