Boletín de noticias


FIESTAS EN VALENCIA 2014

Semana Santa Marinera 2014 en Valencia

Del 10 al 20 de Abril de 2014

 

Pinche aquí para más información sobre la Semana Santa Marinera 2014 en Valencia

Virgen de los Desamparados 2013 en Valencia

11 y 12 de Mayo de 2013

 

Pinche aquí para más información sobre la Virgen de los Desamparados 2013 en Valencia

Corpus Christi 2013 en Valencia

Del 30 de Mayo al 2 de Junio de 2013

 

Pinche aquí para más información sobre las Fiestas del Corpus Christi 2013 en Valencia

 

FIESTAS EN VALENCIA 2014

 

San Vicente Ferrer Mártir en Valencia

 

El 22 de enero los valencianos celebran el día de su Patrón. Vicente fue un joven diácono martirizado en Valencia en el año 304 por orden del emperador Diocleciano, que despertó gran fervor entre la población. Fue nombrado Patrón de la Ciudad y con el paso del tiempo se ampliaron los acontecimientos en honor al Mártir. Además de ser Patrón de Valencia, San Vicente Mártir es también Patrón del Gremio de Sastres y Modistas. 

La mañana del 22 de enero la actuación de dolçainers precede la celebración de una misa solemne en la Parroquia de San Vicente. Al término de la misma tiene lugar una procesión general dedicada al Santo que recorre parte de los lugares donde, según la tradición, recibió martirio.

|
San Vicente Martir

 

En esta fecha también se celebra el bautizo de San Vicente Ferrer, gran devoto de San Vicente Mártir. Dicha fiesta está organizada por la Real Asociación de la Pila Bautismal de San Vicente Ferrer y comienza cada año con la muestra de los bults de Sant Esteve. Los acompañantes van vestidos de época representando a los personajes que estuvieron en el bautizo de San Vicente Ferrer: el cura, el sacristán, dos jurados y el jurado mayor, virrey y virreina, negro y negra, padre, la comadre con el niño, la madrina y seis damas más. Últimamente se han incorporado otros personajes.

 

 

Las Fallas en Valencia

 

 

Dedicadas a San José son las fiestas por excelencia de la ciudad de Valencia. Las Fallas, mundialmente conocidas y declaradas de Interés Turístico Internacional, anuncian todos los años la llegada de la primavera. Del 15 al 19 de marzo más de setecientos monumentos de cartón o poliuretano sobre una estructura de madera inundan las calles de la ciudad. Arte, humor y sátira confluyen en estas representaciones de personajes y escenas de la vida cotidiana que el fuego purifica la noche de San José.

 

El origen de esta fiesta se atribuye a los carpinteros que durante el invierno iluminaban sus talleres con una rústica lámpara de pie y de madera llamada “parot”. La víspera del día de San José, cuando los días eran más largos y no precisaban de esta luz para iluminarse, los artesanos hacían limpieza general y en la puerta de cada taller quemaban el tradicional “parot”. La hoguera era alimentada con virutas, madera inútil y trastos viejos que aportaba el vecindario. La verticalidad y brazos del “parot” invitaba a ser animado con ropas, algún viejo sombrero, otorgándole aspecto humano. Así nacía el Ninot.

 

Muñecos de las fallas

 

A mediados del siglo XIX se inicia la evolución de una fiesta cada vez más popular. Los artistas valencianos van mejorando el arte, gracia y buen gusto de la falla y van aumentando progresivamente su volumen y altura con monumentales figuras decorativas, llenas de luz y color. En las plazas y cruces de calles se alzan estos impresionantes monumentos que, alrededor de una o varias figuras gigantescas, desarrollan un hilo argumental con estudiadas escenificaciones de ninots.

 

El 1 de marzo comienzan las mascletaes en la Plaza del Ayuntamiento, aunque los más significativo comienza la noche del 15 con la tradicional plantà de las fallas. Efímeras y satíricas critican los acontecimientos más destacados a nivel internacional, nacional y local. El espectador puede reír de las miserias del ser humano, las promesas incumplidas de sus gobernantes, las malicias ocurrentes del vecino, las infidelidades aceptadas, las falsedades del amor...

 

Pese a que la fiesta gira en torno a los ninots, durante estos días tienen lugar múltiples manifestaciones lúdicas, desde las despertàs a castillos de fuegos artificiales, verbenas, una importante feria taurina, cabalgatas, exposiciones, concursos y exhibiciones de paellas, etc. La Ofrenda de Flores a la Virgen de los Desamparados, los días 17 y 18 de marzo, es el acto más multitudinario y espectacular. Desde primeras horas de la tarde y hasta bien entrada la noche tiene lugar un desfile en el que destacan las falleras con su vistosa indumentaria regional portando ramos de flores a su Patrona.

 

A las 12 de la noche del día 19, salvo un ninot previamente elegido, todas las fallas son consumidas por el fuego durante la cremà. Con las cenizas todo ha acabado por ese año, pero es momento de empezar de nuevo los preparativos de las futuras fallas.

 

 

Semana Santa Marinera de Valencia

 

Valencia y su forma de vida mediterránea hace una peculiar adaptación de los ritos de Semana Santa. Se celebra solemnemente en los poblados marítimos donde desfilan coloristas procesiones con personajes bíblicos y cofradías de granaderos vestidos al estilo del ejército napoleónico. La Semana Santa Marinera presenta tres actos principales: la Bendición de Palmas, la Procesión del Santo Entierro y el Desfile de Resurrección.

 

Los orígenes de esta festividad se remontan al siglo XV cuando se crea una agrupación llamada la “Concordia dels Disciplinats” o concordia de los que hacen disciplina, de la que fue prior San Vicente Ferrer. Esta entidad realizaba actos de penitencia y caridad cuando llegaba la Semana Santa.

 

Semana Santa Marinera

 

Además de las Cofradías, en la Semana Santa Marinera de Valencia participan las llamadas Corporaciones Armadas que agrupan a Pretorianos, Longinos, Sayones y Granaderos.

 

Una de las imágenes de mayor reconocimiento es el Paso de la Verónica de don Mariano Benlliure. A las imágenes de cada una de las Cofradías se unen otras vivientes: vecinos ataviados como Pilatos, Herodes o los Apóstoles y vecinas vistiendo como la Dolorosa, las Santas Mujeres, Salomé... que desfilan a toque de campanas y acompañamiento de música tradicional.

 

Semana Santa Marinera

 

Otra tradición que se repite todos los sábados de Gloria a las doce de la noche, es la “trenca dels perols”. Cuando las campanas anuncian la Resurrección, los vecinos de estos barrios marítimos tiran pucheros de barro desde las ventanas y balcones. El domingo y lunes de Resurrección son fiestas que en Valencia tienen un marcado carácter popular y campestre. Las familias y pandillas de amigos se van al antiguo cauce del río, convertido en jardín, o a la playa, a comer longanizas de pascua y monas (hornazos con huevos cocidos), mientras se vuelan las cometas o “cachirulos” y se practican todo tipo de juegos.

 

 

San Vicente Ferrer

 

Prolongando la Semana Santa se levantan altares en calles y plazas de Valencia conmemorando la festividad de San Vicente Ferrer, patrón de la Comunidad canonizado por el setabense Calixto III. Es costumbre visitar su casa natal convertida en capilla. Allí se encuentra “El Pouet de Sant Vicent”, del que se da de beber a los niños “para que hablen pronto, no padezcan de anginas, no juren en falso ni sean blasfemos”.

 

Dentro de esta fiesta grupos de niños representan, siempre en valenciano, hechos prodigiosos atribuidos al santo dominico, los denominados “miracles”. Las representaciones se llevan a cabo en los catorce altares que se levantan en los distintos barrios de la ciudad, presididos siempre por la imagen del patrón. El altar más antiguo de los que se montan data de 1561 y se instala cada año junto al Pouet de Sant Vicent.

 

Las fiestas vicentinas se inician el domingo, con el traslado de la imagen del santo a los distintos altares, en los que tienen lugar las representaciones de los “miracles”. El lunes, día de la festividad, se celebra la misa de Pontifical y se hace la ofrenda floral en la casa natalicia de San Vicente Ferrer, donde se encuentra el "pouet de Sant Vicent". Por la tarde tiene lugar una procesión que recorre el barrio de la Catedral y la bajada de la imagen del altar.

 

San Vicente Ferrer

 

 

Corpus Christi en Valencia

 

En 1355, atendiendo a la iniciativa del obispo Hugo de Fenollet, los jurados de la ciudad invitaron al pueblo a engalanar las calles y tomar parte en una procesión general, en la que el Santísimo Sacramento fuera acompañado por autoridades y clérigos de la ciudad. Valencia ofrece actualmente un sugerente retablo callejero de tradiciones populares conservadas con la veneración de quien mantiene los ritos tal y como fueron en sus orígenes.

 

También tiene lugar una invitación por medio del “Capellà de les Roques” a autoridades y vecinos de la ciudad para que asistieran a la procesión del Corpus Christi. Este acto tiene menos antigüedad que la procesión, data de 1516 y se denomina “Cabalgata” o “Convite”.

 

Las Rocas expuestas en la plaza de la Virgen

 

Antes de la vistosa procesión desfilan, acompañadas por la música de tabalets i dolçaines, las “Rocas”, carros triunfales donde se representaban misterios bíblicos. Estas representaciones son una especie de Autos Sacramentales denominados “Entremesos” o “Misteris” que se suponen escritos en el siglo XV y principios del XVI. Las Rocas se guardan celosamente el resto del año en una nave altísima del siglo XVIII, muy próxima a las Torres de Serrano y que puede ser visitada.

 

Los “Gigantes” y “Cabezudos” preceden también la procesión junto con grupos de danzas. Las Danzas tienen una gran importancia en la festividad del Corpus. Las más conocidas son “els Caballets”, “els Arquests”, “els Pastorets”, “la Mangrana”, “els Llauradors”, “els Turcs” y la más destacada “la Moma”. La Moma es el personaje central de la fiesta y representa la virtud. Vestida de blanco danza luchando contra los Momos, los Siete Pecados Capitales, triunfando sobre éstos.

 

Las Danzas del Corpus

 

Por la tarde las campanas del Miguelete anuncian la solemne Procesión, puro folclore avivado por la Asociación Amigos del Corpus. A la procesión se la ha descrito acertadamente como una especie de Biblia en vivo, porque en ella desfilan multitud de personajes del Antiguo y Nuevo Testamento: veinticuatro ancianos del Apocalipsis, Noé, Josué, los Apóstoles, las Heroínas... en total 270 personajes.

 

Guardia municipal, estandartes, gigantes y cabezudos bailando, águilas, cirialots (ancianos portadores de grandes cirios), abren la singular procesión imaginativa y colorista. Con intenso olor a rosas, timbales y clarines, nubes de incienso y campanas se anuncia la Custodia.

 

El Baile de los Nanos y Gegants

 

 

La Virgen de los Desamparados

 

El segundo domingo de mayo Valencia celebra la festividad de la Virgen de los Desamparados, Patrona de la ciudad. Existe una gran devoción por esta Virgen a la que los valencianos llaman cariñosamente “La Geperudeta”, en alusión a la posición ligeramente encorvada que adopta. Para no sacar de su camarín la Imagen de la Virgen de los Desamparados del Altar Mayor, se hicieron replicas de ella. La primera imagen procesional de la Virgen de los Desamparados fue obra de Carmelo Vicent en 1948. Posteriormente en 1966, hizo otra Octavio Vicent, que es la que actualmente sale en procesión y se conoce popularmente por “La Peregrina”.

 

Traslado de la Virgen

 

La víspera de la fiesta, el sábado por la noche, tiene lugar un concierto en la Plaza de la Virgen a cargo de la Banda Municipal de Valencia. A continuación hay un castillo de fuegos artificiales en el antiguo cauce del río Turia. Tras éste tiene lugar la “Dança”, fragmento de danza popular autóctona y la “Nit d’Albaes”, noche de canciones típicas de las región. Sobre las cinco de la madrugada se celebra la “Misa Descuberta”.

 

El domingo a las ocho de la mañana, en un altar que se instala delante de la basílica de la Mare de Déu y cuya fachada se adorna con un tapiz de flores, tiene lugar la Misa de Infantes. A las 10.30 horas se procede al “Traslado” en el que la imagen “Peregrina” es portada por los “seguidores” desde la Basílica a la Catedral por la Puerta de los Hierros. Este acto es muy famoso y la Virgen, entre vivas y piropos, es llevada en volandas, pasando de unos a otros, hasta que, de espaldas, entra en la Catedral.

 

A mediodía hay una mascletà y por la tarde se celebra una procesión en la que la Virgen es paseada por las calles del centro histórico que se presentan inundadas de miles de pétalos de flores.

 

En la plaza de la Reina se instala en esta fecha un mercado típico de objetos de cerámica y barro conocido como “l’escuraeta”.

 

La Virgen de los Desamparados

 

 

Feria de Julio en Valencia

 

Durante el mes de julio Valencia quedaba sin ofertas lúdicas y los vecinos dejaban la ciudad para aliviar el calor. Para animar la capital, evitar la marcha de los valencianos y atraer a los forasteros, el Ayuntamiento propuso celebrar una feria anual y una exposición de toda clase de productos. De este modo, el 21 de julio de 1871 se inaugura la primera Feria de Julio con una vistosa cabalgata, pabellones, exposiciones de plantas y venta de productos en general.

 

La Batalla de Flores

 

Los festejos fueron incrementándose y en 1891 queda establecida la Batalla de Flores que se desarrolla el último domingo de julio y en donde se libra una suave lucha entre los integrantes de florales y majestuosas carrozas y el público expectante. Centenares de miles de claveles viajan por el aire durante cerca de una hora para dejar al final una bellísima y multicolor alfombra de flores.

 

Durante la primera quincena del mes y desde 1886 se celebra el Certamen Internacional de Bandas de Música. El Palau de la Música y la Plaza de Toros son los escenarios de tan singular y prestigioso certamen. En la segunda quincena, la Plaza de Toros alberga la llamada “Fira de Sant Jaume”, con carteles de primera categoría que avalan el gusto taurino del pueblo valenciano.

 

Certamen de Bandas de Música en la Plaza de Toros

 

En los Jardines de Viveros se celebra un festival que ofrece variadas actuaciones artísticas, desde ballets clásicos a grupos de rock, pop, jazz, pasando por teatro, folclore, flamenco, zarzuela, etc. Los castillos de fuegos artificiales disparados por las mejores pirotecnias, también se dan cita en estas fechas.

 

 

9 de Octubre en Valencia

 

El día de Sant Donís, Valencia celebra la entrada triunfal del Rey Don Jaime I a la ciudad, y el día de la Comunidad Valenciana desde que se aprobó el Estatuto de Autonomía. Los actos que cada aniversario tienen lugar están presididos por la Senyera de la ciudad.

 

También con ocasión de las fiestas de la Comunidad Valenciana, la noche del 8 de octubre se celebra un festival internacional de pirotecnia que reúne a artistas pirotécnicos de varios países. Acontece en el viejo cauce del Turia, entre el Puente de Aragón y la Pasarela de la Exposición. El día 9 de octubre y desde 1365, por privilegio otorgado por el Rey Pedro El Ceremonioso, la Senyera es descendida desde el balcón principal del Ayuntamiento de Valencia y trasladada en procesión cívica hasta la Catedral. Allí se celebra un “Te Deum”, para seguidamente llegar hasta el Parterre donde, ante la estatua ecuestre del Rey D. Jaime, se efectúa una ofrenda de coronas de laurel. Al acabar el acto la Senyera es trasladada de nuevo al Museo Histórico.

 

Sant Donís también es considerado el día de los enamorados valencianos y la tradición dice que los hombres han de regalar a las mujeres “la mocadora”, un pañuelo del cuello que guarda productos de la huerta elaborados con mazapán y la “piuleta” y el “tronaor”, que recuerdan dos tipos de cohetes que se disparaban conmemorando el día de la Conquista.

 

Balcón ayuntamiento