Semana Santa en Sanlúcar de Barrameda

Del 11 al 20 de Abril de 2014

 

Semana Santa de Sanlúcar de Barrameda 2014.

 

La Semana Santa en Sanlúcar de Barrameda es desde el punto de vista religioso y cultural, uno de los principales acontecimientos que tiene lugar en esta ciudad andaluza, y es, junto a la Feria de la Manzanilla, una de sus principales fiestas. Se celebra en la semana del primer plenilunio de la primavera, pudiendo celebrarse por tanto entre la segunda mitad de marzo y/o las tres primeras semanas de abril. La Semana Santa sanluqueña es una de las más importantes de la provincia de Cádiz, y prueba de ello es que fue declarada en 2002 Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía.

 

La Semana Santa es un rito perteneciente al catolicismo, en el que las cofradías realizan procesiones, que consisten en desfiles con un cortejo organizado, que comienza habitualmente con la cruz de guía, flanqueada por faroles, y continúa con filas de penitentes o nazarenos con luz (normalmente cirios). En el cortejo figuran pasos, normalmente dos por cofradía, en el que se conmemora la pasión y muerte de Cristo y el calvario sufrido por su madre, la Virgen María. Cada uno de estos pasos puede estar acompañada de música a través de Bandas de Música, Agrupaciones Musicales o Música de Capilla, que interpretan marchas procesionales, aunque existen procesiones sin música. Son muchos los sanluqueños que acompañan a las imágenes vistiendo el hábito de nazareno o penitencial portando cirios, cruces o antecediendo a los pasos como acólitos. Otros realizan la estación de penitencia como costaleros.

 

Son quince el número de hermandades, algunas de varios siglos de antigüedad, y 26 el número de pasos los que procesionan en la Semana Santa sanluqueña, desde el Domingo de Ramos, primer día de la Semana Santa, hasta el Domingo de Resurrección, exceptuándose el Sábado Santo, día dedicado a la reflexión en toda la Diócesis de Asidonia-Jerez (a la que pertenece Sanlúcar) con motivo de la Vigilia Pascual.

 

La particularidad de la Semana Santa sanluqueña reside en gran parte en los itinerarios, muchas veces abruptos, por donde transcurren sus cofradías. Las hermandades sanluqueñas se pasean entre el Barrio Bajo, en la parte baja de la ciudad y el Barrio Alto, en la parte alta. Para ello, deben caminar por cuestas largas y empinadas entre estos dos barrios, por calles estrechas y plazas recoletas, desde sus hermosas y antiquísimas iglesias y parroquias. También destaca por su imaginería. Algunas de su imágenes cuentan con varios siglos de antigüedad, y también cuenta con obras de Luisa Roldán (La Roldana), Francisco de Ocampo, Luis Álvarez Duarte o Antonio Eslava.

 

 

El "Cincho" y la "Chasca"

El cincho y la chasca son dos elementos particulares, tradicionales y únicos de la Semana Santa sanluqueña.

 

El cincho es una forma de carga de los pasos. Se trata de un sistema en el que los pasos no tienen trabajaderas, sino que esta dividido en calles donde se colocan dos correas de cuero atadas al cuerpo, que se enganchan por el interior del paso para que los cargadores la pongan sobre sus hombros. Sin embargo, el cincho es un método en desuso. Solo el Cristo de la Humildad y Paciencia de la Hermandad de La Cañita, y los dos pasos de la Hermandad de la Vera Cruz lo utilizan. El resto de pasos usan como método de carga el costal.

 

Con respecto a la chasca, se trata de un instrumento de madera semejante a una castañuela, que los diputados de tramo que utilizan para reiniciar y parar la marcha en sus tramo, así como comunicarlo al resto de tramos para que a su vez el diputado del tramo correspondiente haga lo mismo. Con la chasca, no pasa lo mismo que con el cincho, pues la mayoría de las Hermandades de Sanlúcar continúan utilizándola.